Diario Cofrade

El Nazareno acude a su cita contra lluvia y viento

  • A pesar de las malas predicciones y la lluvia de media mañana, Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores han podido procesionar

  • Un año más, la recogida de esta Hermandad se sitúa como la más popular entre los portuenses

Imagen de Jesús Nazareno esta mañana por la calle Cruces, antes de verse sorprendido por la lluvia. Imagen de Jesús Nazareno esta mañana por la calle Cruces, antes de verse sorprendido por la lluvia.

Imagen de Jesús Nazareno esta mañana por la calle Cruces, antes de verse sorprendido por la lluvia. / Andrés Mora

Finalmente pudo ser. Aunque pasado en el último momento por agua, y contra todas las previsiones meteorológicas, El Puerto ha tenido su Madrugada. Durante una amanecer de soledad y recogimiento, Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores con San Juan Evangelistas, han recorrido las calles de la ciudad. 

La estación de penitencia comenzaba a las 06:00 horas de la madrugada. A esa hora, muchas cortinas y visillos de las casas se descorrían en un intento de contestar a las pregunta que desde hace varios días se lleva haciendo la mayoría de los portuenses. "¿Habrá salido?". La ausencia de charcos en el suelo y de gotas en el trasluz de la farola indicaban que sí. Y efectivamente. A esa misma hora, en la Basílica Menor de Nuestra Señora de Los Milagros, la Hermandad anunciaba el comienzo de su estación de penitencia. "Son las 06:00 de la mañana, que se abran las puertas del templo", resonó entre los muros de la Basílica. 

Fuera, y a pesar de la hora, se había congregado una gran cantidad de fieles y devotos. Primero Jesús Nazareno, con una nueva túnica en terciopelo morado (diseñada por David Calleja), salió por las puertas del templo. De fondo -y por primera vez en toda la historia de la Hermandad- la agrupación musical Nuestra Señora de la Victoria de El Arahal (Sevilla), entonó La Saeta. No quedó deslucido. Ni mucho menos. Pero sí es cierto que con la música parece que se perdió un poco la solemnidad e imponencia que siempre han caracterizado a este paso. Tras él, María Santísima de los Dolores, acompañada por San Juan Evangelista, hacía su aparición en la plaza de España al son de La Madrugá. Sencillamente perfecto y elegante.  

El cortejo -que este año ha cambiado su trayecto y ha recuperado parte del itinerario realizado en la salida extraordinaria de su 450 aniversario- continuó por calle Vicario y plaza Juan Gavala, para tomar calle Ganado y encarar la plaza Isaac Peral en una Carrera Oficial vacía, con los palcos recogidos, y donde la presencia de público fue escasa

El recorrido, que este año también contemplaba el paso por la plaza de La Cárcel, continuó a lo largo de toda la mañana, con las primeras luces del amanecer despuntando. En ciertos momentos esta Hermandad,a la que los portuenses profesan una gran devoción, ha sido protagonista de momentos muy emotivos. El cielo, azul y despejado, acompañaba a la Cofradía. Todo iba como la seda, hasta las 11:20 de la mañana, cuando en el cielo aparecieron amenazantes nubes grises que no dieron tregua. La procesión se encontraba por Federico Rubio y tuvo que realizar su último tramo a paso de agua, corriendo y sin parar. En aquel momento, tanto los penitentes como los costaleros no daban abasto para recoger y proteger del agua el nuevo faldón (bordado también por David Calleja), que estrenaba el paso de Misterio. Entre el cansancio que ya hacía mella, y el nerviosismo, la emoción estalló entre los costaleros y el público que esperaba en la calle Cruces esquina con San Sebastián -lugar emblemático para ver a esta Hermandad y donde se coge un pellizquito en el corazón-. 

No obstante, el agua ha sorprendido casi al final, por lo que finalmente han podido acabar el recorrido completo. A la recogida, la plaza de España aparecía abarrotada de un público emocionado, que ha ovacionado fuertemente a ambos pasos. A pesar de la lluvia y el viento, el Nazareno no ha faltado a su cita. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios