Cuaresma 2020 El Nazareno de Santa Cruz

  • Miguel Láinez Capote talló al Señor del Mayor Dolor con las manos abrazando la Cruz, estampa que la hermandad de Sanidad recuperó en el vía crucis del pasado lunes

El Señor del Mayor Dolor con las tres posiciones de brazos que ha tenido a lo largo de la historia desde sus inicios a la actualidad. El Señor del Mayor Dolor con las tres posiciones de brazos que ha tenido a lo largo de la historia desde sus inicios a la actualidad.

El Señor del Mayor Dolor con las tres posiciones de brazos que ha tenido a lo largo de la historia desde sus inicios a la actualidad.

Una de las estampas que más llamó la atención el lunes en el vía crucis general de hermandades fue la del Señor del Mayor Dolor con las dos manos abrazadas a la Cruz. La estampa se distanciaba de la representación habitual de esta imagen, tanto en su altar en Santa Cruz como en los cultos que celebra la hermandad a lo largo del año así como en su salida procesional en la tarde del Martes Santo: el Señor con el brazo derecho extendido en deferencia a la Santa Mujer Verónica, representando el momento pasionista del encuentro de Jesús con las mujeres.

La estampa de este lunes no es fortuita, ni mucho menos caprichosa. La hermandad del Martes Santo ha querido aprovechar la ocasión extraordinaria del vía crucis para hacer un guiño a su pasado y mostrar a la ciudad le iconografía primitiva que concibiera Miguel Láinez Capote.

En el año 1948 llegó a Santa Cruz el titular de Sanidad. Un Nazareno que completaba la iconografía de la Catedral Vieja, que ya contaba con un Cristo yacente, un Crucificado y un Cautivo. Y lo hacía con la iconografía propia de un Nazareno abrazado a la Cruz.

Así lo atestiguan las fotografías que conserva la corporación y que se remontan a marzo de ese año, cuando la junta de gobierno –presidida por Francisco Carbonell, con Felipe Mozo de prioste, Estanislao Navarro de viceprioste, Ricardo Montojo de mayordomo, Miguel Cabello de fiscal y Francisco Montojo de secretario– anunciaba la bendición y pedía un donativo para financiar la ceremonia.

La imagen se mantuvo inalterable hasta que se celebró su primera salida procesional, que se retrasó hasta el año 1952 –cuatro después de la bendición– y que tuvo lugar en la noche del Miércoles Santo.

En esa procesión, al paso de la cofradía por la calle Ancha, la imagen tuvo un incidente y cayó sobre el paso, necesitando de una primera restauración. La crónica de Diario de Cádiz de aquel Miércoles Santo así lo refleja: “Al llegar el paso de los titulares a la calle Duque de Tetuán, en las proximidades de la tribuna oficial, debido a la rotura de las espigas que sostenían la base de la imagen del Cristo, estuvo a punto de caer al suelo, impidiéndolo los guardias que escoltaban el paso y algunos de los cofrades que iban en penitencia”.

A raíz de esa intervención practicada tras la Semana Santa de 1952, al Nazareno se le despega de la cruz el brazo derecho, en una nueva representación que se mantendría hasta finales de siglo. En concreto, hasta el año 1999, cuando Luis González Rey le abre el brazo y le cambia la posición de la mano, que extiende hacia la nueva Mujer Verónica que el propio imaginero gaditano tallaría y que se estrenaría esa Semana Santa.

La escena que representa claramente el Encuentro de Jesús con las mujeres camino del Calvario (coincidente con la octava estación) se culminaría con el estreno de las tres mujeres hebreas que el propio González Rey realizaría y que se estrenaron en 2001, dando ya como resultado el paso de misterio que se ha conocido hasta la actualidad.

Tres representaciones distintas de la misma imagen, por tanto, que Sanidad ha tenido en el tiempo y que la junta de gobierno que preside Manuel Ruiz de Quintanilla ha querido significar en esta ocasión extraordinaria que el lunes supuso el vía crucis general de hermandades que se desarrolló en el interior de la Catedral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios