San Fernando | Crisis del coronavirus Bares cerrados y calles desiertas: La Isla se queda en casa

  • La mayoría de los isleños acata las recomendaciones y evita salir a la calle 

  • El centro de la ciudad brinda una imagen insólita 

Terrazas cerradas en la plaza del Rey, a primeras horas de este sábado.

Terrazas cerradas en la plaza del Rey, a primeras horas de este sábado. / Román Ríos (San Fernando)

Bares y restaurantes cerrados, calles prácticamente desiertas, comercios que insisten a los clientes en acatar las recomendaciones y dejar una distancia de un metro, dependientes que trabajan de cara al público con guantes.... San Fernando ha mostrado hoy una imagen completamente insólita, muy lejos además del concurrido aspecto del que suele alardear cada sábado y, máxime, si como ha ocurrido hoy hace sol y buen tiempo y, encima, es Cuaresma. 

Los isleños, ya se sabe, son muy proclives a disfrutar de la calle, así que la imagen que la plaza del Rey ha ofrecido a mediodía, completamente vacía, habla por sí sola. Eso sí, a pesar de lo execpional de la situación, la jornada se ha vivido con bastante calma y tranquilidad. 

Establecimiento clave como La Gran Vía, El 44 o el Royalty cerraron sus puertas y mantuvieron la baraja echada como medida de prevención y en claro ejercicio de responsabilidad. En la cercana calle Las Cortes el Ayuntamiento había prohibido ya la instalación de terrazas para evitar grandes concentraciones de personas, que habitualmente se dan cita en este punto durante los fines de semana. 

Algunos locales sí optaron por abrir sus puertas y algunos isleños también decidieron echarse a la calle, aunque fueron bastante pocos la verdad. La inmensa mayoría ha acatado lo que todavía esta mañana, antes de la nueva comparecencia del presidente Pedro Sánchez, era una recomendación para combatir la epidemia y evitar el posible contagio por el Covid-19: quedarse en casa. La mayoría de los isleños parece haberse tomado en serio estas medidas.  

El centro comercial Bahía Sur también ha registrado un acusado descenso de visitas en comparación con lo que suele ser un fin de semana normal. La afluencia de clientes ha sido bastante inferior a lo habitual, aunque sí había bastante gente comprando en los supermercados -una imagen habitual en estos días- y en los dos mercados municipales, el Central y el de San Antonio. 

El tráfico rodado también ha disminuido considerablemente en esta jornada en las medidas de aislamiento han empezado a ponerse en práctica por derecho. De hecho, se han podido ver grandes avenidas completamente desiertas a horas clave de esta mañana 

Eso sí, hay isleños que no han evitado salir a la calle para hacer deporte, sacar a sus mascotas o para pasear. Algunos han optado por el sendero del Carrascón, espacio natural cercano al centro; si bien también en este caso la imagen que ha ofrecido esta ruta ha sido mucho menos concurrida de lo habitual. 

Sí ha habido muchos isleños que se han acercado a la playa de Camposoto para pasear o tomar el sol, algunos incluso con sus sillas plegables y sus sombrillas. Aunque la carretera de acceso sigue cerrada por las obras, existe un acceso -el primero- que se mantiene habilitado y la afluencia ha sido, no masiva, pero sí constante. A primeras horas de la tarde, la bolsa de aparcamiento cercana alcanzaba aproximadamente la mitad de su ocupación. 

Aunque la noticia que ha marcado la mañana ha sido la suspensión de la Semana Santa, la celebración de mayor arraigo e impacto económico y social que tiene San Fernando. No han sido pocos los isleños que han estado pendientes toda la mañana de esta decisión del Consejo de Hermandades, que se ha precipitado después de las indicaciones expresas realizadas anoche por la Conferencia Episcopal y, sobre todo, tras la suspensión de la Semana Santa de Sevilla. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios