San Fernando | Coronavirus "Vivo fuera y mi madre está sola"

  • El Ayuntamiento isleño atiende con voluntarios de Cruz Roja las peticiones de ayuda de los mayores que no pueden salir de sus casas y no tienen familiares cerca

  • Dada la cantidad de llamadas ha decidido ampliar el servicio y está tramitando un contrato 

Calle Real y terrazas de la plaza del Rey cerradas, horas antes de que entrara en vigor el estado de alarma. Calle Real y terrazas de la plaza del Rey cerradas, horas antes de que entrara en vigor el estado de alarma.

Calle Real y terrazas de la plaza del Rey cerradas, horas antes de que entrara en vigor el estado de alarma. / Román Ríos (San Fernando)

"Vivo en Huelva, mi madre está sola en San Fernando y tiene problemas médicos...". Es uno de los mensajes que han llegado al Ayuntamiento desde que entrara en vigor el estado de alarma, que ha obligado a los ciudadanos a quedarse en casa para prevenir un contagio masivo de coronavirus. Y no es el único, claro. Desde la semana pasada se repiten consultas y peticiones similares de familiares muy preocupados que no pueden atender a los suyos, que ya tienen cierta edad, al residir en otros municipios. 

San Fernando, donde más del 15% de la población supera los 65 años y donde la edad media es de 42,07 años, cuenta bastantes personas mayores que viven solas o que no tienen cerca a familiares que puedan hacerse cargo de sus compras, de ir a la farmacia o de cualquier gestión que implique salir a la calle. El Ayuntamiento no dispone de una cifra concreta, aunque asegura que el número de casos que se está atendiendo en estos días con la colaboración de los voluntarios de Cruz Roja es "muy elevado". 

Tanto que ya se está tramitando un contrato que permita garantizar la debida atención a este grupo de personas, uno de los sectores más vulnerables ante la epidemia de Covid-19, a los que además se les recomienda que no pongan un pie en la calle hasa que todo vuelva a la normalidad. 

No se trata, necesariamente, de personas con problemas de salud, pero sí con escasos o nulos apoyos familiares a los que recurrir para hacer frente a las excepcionales medidas puestas en práctica. Algunos, además, de avanzada edad que, si bien hasta ayer mismo se valían por sí mismos en su día a día, ahora se ven obligados a quedarse en casa para evitar un posible contagio. 

Las peticiones de ayuda llegan a través del teléfono de atención que ha habilitado el Ayuntamiento (956944000), del chat de la página web municipal o, incluso, de los perfiles oficiales que el Consistorio tiene en las redes sociales. 

Dichas solicitudes se están coordinando a través del área de Servicios Sociales con voluntarios de Cruz Roja según su prioridad. "Normalmente, se trata de hacer la compra o de ir a la farmacia por medicamentos", explican desde el Ayuntamiento, que afirma que este servicio, una vez que se ha incrementado el estado de alarma por otros 15 días y dado que se trata de un sector especialmente vulnerable, se quiere ampliar para abordarlo directamente desde los servicios comunitarios. De ahí, afirma, que se esté tramitando un contrato para darle cobertura a partir de los próximos días. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios