San Fernando

San Carlos, de ser un hospital 'libre de Covid' a atender a los pacientes más frágiles afectados por el virus

  • En mes y medio el centro isleño ha abierto dos plantas para atender a pacientes con coronavirus, la inmensa mayoría procedentes de las residencias de mayores 

Cartel colocado en la fachada del hospital de San Carlos durante la pandemia. Cartel  colocado en la fachada del hospital de San Carlos durante la pandemia.

Cartel colocado en la fachada del hospital de San Carlos durante la pandemia. / Sonia Ramos (San Fernando)

El hospital de San Carlos ha pasado de ser un centro "libre de Covid" -como el SAS planteaba durante la primera ola de la pandemia, allá por el mes de marzo- a convertirse en un recurso especialmente valioso en la lucha contra el virus que se libra en la Bahía e, incluso, en el marco de la provincia. 

Hace más y medio que empezó a atender a pacientes con coronavirus en la séptima planta a medida que las cifras de contagiados iban incrementándose día tras día. Hoy, tras sumarse también la octava, son ya dos plantas -44 camas en total- las que están disponibles para atender estos casos, que responden además en su mayoría a un perfil muy concreto al tratarse en realidad de la hospitalización de pacientes de medicina interna -los ingresos habituales en el hospital isleño- con patologías de base que se han visto agravadas por la infección por Covid.

Se trata en su mayoría de personas mayores -la media ronda los 80 o más años- y especialmente vulnerables dado que suman a los efectos y consecuencias del terrible virus su elevada edad y otras patologías previas que también repercuten en su delicado estado de salud. 

La inmensa mayoría de los ingresos que ha recibido San Carlos -a finales de la semana pasada contaba con 25 pacientes Covid ingresados, que es más o menos la media de las últimas semanas- procede de las residencias de mayores que han registrado algún tipo de brote en las últimas semanas, como en el caso de San Fernando ha ocurrido con las de San José y la de Vitalia, centros ambos que han sido medicalizados y en el que los internistas de San Carlos han desempeñado un papel fundamental durante la crisis. Se trata, por tanto de pacientes extremadamente frágiles, como advierten desde el propio centro sanitario. Y a menudo llegan ya en condiciones muy complicadas. 

La apertura de dos plantas Covid en San Carlos ha permitido también dar cabida a pacientes de otras localidades, que es algo hasta ahora insólito en San Fernando. Ha ocurrido con los afectados por el brote de la residencia de San Isidro Labrador, de Setenil de las Bodegas, cuyo traslado fue cuestionado por los profesionales sanitarios del centro por las condiciones en las que se hizo y la falta de organización. Hasta 4 de las 16 personas que fueron llevadas a San Fernando han fallecido en estos últimos días.

A San Carlos se han trasladado también durante las últimas semanas pacientes procedentes de Jerez para aliviar la presión asistencial de este otro centro. 

Así que el hospital de La Isla y sus especialistas en Medicina Interna, lejos de ser un centro 'libre de Covid' como pretendía Salud a principios de la pandemia, ha terminado por asumir un papel fundamental para atender, precisamente, a los más vulnerables en esta crisis sanitaria.  

A ello se suma también la puesta en funcionamiento de un punto 'autocovid' para la realización de las pruebas de detección del virus. En Urgencias, además, se ha habilitado un circuito específico para atender a los pacientes que llegan con síntomas de coronavirus. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios