El Puente de Ureña y la Puerta del Mar de La Carraca La hora de escuchar a las piedras

  • María Elena Martínez Rodríguez de Lema habla de las inscripciones del Puente de Ureña y la Puerta del Mar de La Carraca en una conferencia

María Elena Martínez Rodríguez de Lema, durante la conferencia que pronunció en la Academia de San Romualdo. María Elena Martínez Rodríguez de Lema, durante la conferencia que pronunció en la Academia de San Romualdo.

María Elena Martínez Rodríguez de Lema, durante la conferencia que pronunció en la Academia de San Romualdo. / Román Ríos (San Fernando)

Si las piedras hablaran... El sugerente título que la doctora en Filología Clásica María Elena Martínez Rodríguez de Lema usó para su conferencia en la Academia de San Romualdo tiene tintes poéticos, críticos e incluso reivindicativos. Su intención era recuperar elementos del pasado para que en el presente la ciudadanía sea consciente de ese patrimonio monumental que posee la ciudad, pero también para que ese recuerdo esté al servicio del futuro.

"No hace falta inversiones mastodónticas para disfrutar de los monumentos", defiende esta académica de San Romualdo que pone como ejemplo el Puente de Ureña. "Abrir sendas, limpiar la zona y poner cartelería sería suficiente para que la gente se moviera, fuera a conocerlo", apuesta.

Sobre esta estructura giró parte de su intervención, que trataba sobre las inscripciones que conservan algunos momumentos. "El Puente Zuazo, el monumento más emblemático y antiguo de San Fernando, no ha conservado ninguna inscripción a pesar de los acontecimientos históricos que ha vivido", comenta. A pesar de ello como homenaje a este emblema patrimonial –que da nombre al certamen de cuentos del que la Academia entregó el premio esta semana–, María Elena quiso contar detaller de otros monumentos que sí mantienen incripciones, como el mencionado Puente de Ureña y la Puerta del Mar del Arsenal de La Carraca.

Puerta del Mar del Arsenal de La Carraca. Puerta del Mar del Arsenal de La Carraca.

Puerta del Mar del Arsenal de La Carraca. / Julio González

"Sus inscripciones están relacionadas", desvelaba ante los datos que ha ido recabando en una investigación con la que lleva algún tiempo. "Cuando veo algo en latín me pregunto qué dice, por qué se puso, por qué se conserva, y aclaro las incógnitas", señala. Esa es una de las quejas que lanza: que la formación clásica esté defenestrada. "Todo va a lo inmediato, y se ha dejado de lado la formación integral de la persona. Una persona formada puede ayudar a que exista un turismo de calidad", considera. Cuando habla de turismo de calidad se refiere a resaltar el patrimonio. "Las zonas modernas se parecen las unas a las otras, las antiguas nos hacen genuinos", abunda.

María Elena Martínez Rodríguez de Lema se centró en su conferencia en el Puente de Ureña, que tiene dos leyendas, en la cara este y en la cara oeste. Ubem quam statuo vestra est. Subducite naves (La ciudad que estoy contruyendo es vuestra. Sacad las naves a tierra) reza esta última a la que la doctora dedica su análisis. "Es un verso precioso del Libro I de la Eneida, una epopeya que habla de reyes, héroes y hazañas", explica la ponente, que recuerda que la obra de Virgilio es encargada por el emperador Augusto para ensalzar Roma. "Al poner el verso usado en contexto comprendo que los hombres que vivieron la Ilustración isleña sabían latín, conocían la Eneida y se valieron de la historia de la reina Dido que huye de Fenicia y construye la nueva Cartago para resaltar la construcción por Carlos IV de una nueva ciudad dentro de La Isla, la población de San Carlos", asume. Pero además igual que Dido recibe a los troyanos que huyen de la guerra, el Puente de Ureña, plantea María Elena, recibe a las embarcaciones de la bahía que pasan por el caño.

El Puente de Ureña, en una imagen de archivo. El Puente de Ureña, en una imagen de archivo.

El Puente de Ureña, en una imagen de archivo. / D.C. (San Fernando)

En el caso de la Puerta del Mar de La Carraca, el texto de la cartela estudiado (Tu genere imperio fluctus, Hispane, memento-Tú, español, acuérdate de gobernar los mares con tu autoridad) se inspira, según la conferenciante, en el Libro IV de la Eneida y en el verso Tu genere imperio populos, Romane, memento. Frente a la creencia de que no era correcto, la expresión está bien construida, afirma Martínez, que dice que no se trata de un mensaje de dominio, sino "de buen gobierno y de paz". Con estos detalles, destaca, dieron valor añadido al proyecto de San Carlos: literario, poético, moderno.

"Hay que escuchar lo que nos dicen las piedras". Por eso, critica el estado del Puente Zuazo, "el único punto de unión de La Isla y Cádiz con el resto del mundo, un camino par el templo de Hércules".

Aspecto que presentaba el auditorio del centro de congresos durante la conferencia. Aspecto que presentaba el auditorio del centro de congresos durante la conferencia.

Aspecto que presentaba el auditorio del centro de congresos durante la conferencia. / Román Ríos (San Fernando)

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios