San Fernando

M-Clan en esencia y San Fernando como escenario del verano

  • El concierto, incluido en el ciclo Viva la Vida, emocionó al auditorio en Bahía Sur 

Carlos Tarque y Ricardo Ruipérez (M-Clan) durante el concierto que ofrecieron en San Fernando.

Basta una guitarra y buenos temas para dar un concierto memorable. Y, por supuesto, un público entregado a la música, que haga los coros, aplauda, levante los brazos y se deje llevar por las emociones para vibrar al son de esas canciones que hablan de viajes, amores, miedos y pasiones... M-Clan lo supo hacer a la perfección en el escenario con vistas a la Bahía que han traído conciertos estivales Viva la Vida.

Allí, Carlos Tarque y Ricardo Ruipérez, alma mater del veterano grupo de los 90, protagonizaron el jueves uno de los conciertos más esperados del Ciclo Sostenible; una cita más de una gira tan especial como extraña -así  son los tiempos que corren- que viene marcada por el verano del coronavirus y que para M-Clan ha supuesto también el reencuentro con el público y con los escenarios tras el estado de alarma. "Durante el confinamiento nos llegamos a preguntar si alguna vez volveríamos a tocar delante del público en un escenario", llegó a decir el vocalista antes de preguntar al público si era la primera vez que asistían a un concierto después del estado de alarma. 

Esa afán de volver a hacer música y a cantar para el público alimentó un concierto en el que a los de M-Clan se les vio felices de hacer felices y emocionar a los demás durante un par de horas, que de eso va en definitiva esto de la música.  

M-Clan en el concierto de 'Viva la vida' en San Fernando. M-Clan en el concierto de 'Viva la vida' en San Fernando.

M-Clan en el concierto de 'Viva la vida' en San Fernando. / Jesús Marín (San Fernando)

Y el formato acústico, sin el acompañamiento de la banda habitual, no supuso necesariamente para el dúo un corsé a la hora de dar buena cuenta de temas de blues y rock and roll. La guitarra es versátil, conecta fácilmente con el público. Y, más allá de los tópicos, sirve tanto para sacarle a las cuerdas esa atmósfera íntima que requieren temas como Roto por dentro como para vibrar enérgicamente con Calles sin luz. De hecho, para los nostálgicos de la buena música, algunos de estos temas recordaron a los más modestos orígenes rockeros en toda su pureza. No podía ser menos viniendo de la banda que se fue a Nashville en busca de la esencia, de esos sonidos que tanto le atraían, y que anoche dejó claras su influencias al interpretar temas como Delta, CaliforniaPerdido en la ciudad, recordar al gran Muddy Waters cuando dijo aquella genialidad de que el blues tuvo un hijo y le llamaron rock and roll y atreverse incluso con unos breves compases del sonido más rocker de Rock this town mientras desde el público le pedían -¡cómo no!- que tocaran Carolina. Es lo que pasa con esas canciones. 

Pero lo cierto es que hubo conexión con el auditorio desde el primer momento. La reacción fue automática con tan solo los primeros compases de Llamando a la tierra, la versión de Serenade de la Steve Miller Band que se ha convertido en uno de los éxitos más populares del grupo. Nada más empezar el tema, el público aplaudió complacido, se entregó y echó mano a los móviles para empezar a grabar mientras coreaba la letra: He visto una luz, hace tiempo Venus se apagó... Y con Las calles están ardiendo -con dedicatoria incluida a la monarquía- se coronaron en un escenario que estuvo lleno de grandes momentos. 

El público corea los temas de M-Clan. El público corea los temas de M-Clan.

El público corea los temas de M-Clan. / Jesús Marín (San Fernando)

Antes habían roto el hielo con Filosofía barataSouvenir y Para no ver el final mientras sobre la marcha ajustaban el sonido. El fuerte viento de levante que hizo durante toda la jornada del jueves había impedido al grupo hacer las pruebas previas durante la tarde, así que tuvieron que apañárselas en el mismo escenario. Incluso llegaron a pensar que no iban a poder tocar, aunque finalmente la levantera dio una tregua a la hora del concierto.  

No faltó en el repertorio Hasta la vista rock & roll ni la conocida versión del Maggie May de Rod Stewart ni una sentida y agradecida dedicatoria a los sanitarios "por estar en primera línea" con Miedo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios