Iñaki Gabilondo recibe el IV Premio a la Libertad de Expresión en San Fernando La Isla premia "la voz" de Iñaki Gabilondo en "la edad de la perplejidad"

  • El periodista distinguido como "una de la voces más autorizadas del análisis crítico" defiende el papel de los periodistas como "administradores de la libertad de expresión, un derecho colectivo" de la sociedad

Iñaki Gabilondo recibe el premio Libertad de Expresión, junto a Patricia Cavada. Iñaki Gabilondo recibe el premio Libertad de Expresión, junto a Patricia Cavada.

Iñaki Gabilondo recibe el premio Libertad de Expresión, junto a Patricia Cavada. / Román Ríos

Iñaki Gabilondo ha recibido esta mañana el Premio a la Libertad de Expresión y a los Valores Periodísticos con el que se ha distinguido a "una de las voces más autorizadas del análisis crítico de nuestra sociedad", en palabras de la alcaldesa, Patricia Cavada. Gabilondo ha dejado claro que la libertad de información no pertenece al periodista, sino que este es "administrador de un derecho colectivo, el derecho de la sociedad de la libertad".

Numerosas autoridades civiles y militares, colectivos y ciudadanos de San Fernando, han acudido al Teatro de Las Cortes para asistir a la entrega de este premio al periodista vasco, un representante con mayúsculas de los profesionales de la comunicación, del que San Fernando se acordaba por su "rigor, honestidad, compromiso y valentía" en tiempos convulsos para la sociedad y el periodismo. El coliseo isleño albergaba una vez más un acto vinculado a la conmemoración de Las Cortes y la labor que los diputados desarrollaron.

Gabilondo ha destacado el lugar, "al que uno no puede acercarse sin sentir un estremecimiento, al percibir que está en la capital de la libertad, de la España democrática"; y ese empeño que mostraron ese grupo de hombres en 1810, que "comenzaron a construir los grandes sueños que después de aquí se extendieron por toda Europa, aquel sueño que parecía imposible".

La libertad de prensa formó parte de los derechos y libertades que Las Cortes de 1810 debatieron y declararon entonces, igual que ahora la libertad de información, de prensa o de expresión "forma parte de la gran familia del derecho a la libertad". "Me gusta recordar que la libertad de información no es hija única, es miembro de una familia numerosa, con otras hermanas, otras libertades", ha comentado el premiado. En ese contexto, además, Gabilondo ha descartado que fuera un reconocimiento, "una bula específica", que pueda disfrutar el periodista. Por el contrario "la libertad de expresión es un derecho de la sociedad, los periodistas son sus administradores".

Por eso cuestiona que no pida cuentas a la profesión, "el día en que la sociedad repare en este particular, seguramente nos harán recordar nuestra responsabilidad"; y por eso critica la falta de autocrítica y que algunos periodistas se crean "titulares de un derecho otorgado por bendición divina". "Los periodistas solo podemos tener justificación el día en que entendamos nuestro derecho como un derecho de la sociedad que nosotros tenemos la obligación de administrar”, ha insistido.

"Exíjannos a los periodistas que ayudemos a sumar, no nos permitan que contribuyamos a envenenar las aguas, a avanzar en el pesimismo"

Gabilondo ha reconocido que esta tarea no resulta fácil, nunca lo ha sido, "lleva sufriendo desde que nació", aunque ahora su sufrimiento sea agudo por las consecuencias de la globalización, y las nuevas tecnologías, que "han roto los esquemas que sostenían económicamente nuestra sociedad". La profesión no es ajena a los tiempos actuales, ha querido hacer entender al mostrar que padecen los mismos problemas, la misma situación de incertidumbre y pesimismo. "Se dice que vivimos en el tiempo de la perplejidad: un mundo se está muriendo, otro está naciendo. Un mundo se nos cae y notamos que otro brota, pero no ha terminado de perfilarse, y estamos en medio de la tormenta. Nadie en medio de un terremoto es capaz de interpretar bien lo que ocurre porque tiene bastante con tratar de sobrevivir”, ha descrito. Sin embargo, el mundo se mueve, "más de lo que creemos que se mueve".

Su trabajo en el programa de Movistar + El mundo cuando ya no esté le ha llevado por muchos países, a muchas universidades, para hablar con científicos, "con los personajes más importantes del mundo", "para intentar intuir el mundo que viene" y su conclusión es que "me fui con la pregunta equivocada, ¿qué va a pasar?, y vuelvo con la pregunta ¿qué tenemos que hacer". Frente a una actitud defensiva, asustada, el ciudadano y por ende el periodista tiene que asumir un papel activo. "Pongámonos en pie, como se pusieron en pie aquel día de 1810 los hombres que soñaron con lo que parecía imposible: soñemos con que podemos perfectamente construir el mundo, pero tenemos que saber dónde tenemos que ir", ha reclamado.

"Los periodistas solo podemos tener justificación el día en que entendamos nuestro derecho como un derecho de la sociedad"

En esa decisión del rumbo que debe tomar el mundo, Iñaki Gabilondo también se ha referido a España, a la que hace un elogio. "España es un país extraordinario, que no sabe lo formidable que es", ha apuntado. Sin embargo, necesita proyectos, la suma de voluntades para avanzar. "Cuando España tiene un proyecto es un país imparable, hace milagros, lo ha hecho antes", ha alabado, de ahí que planteara a la sociedad que pelee por esos proyectos, incluyendo a los periodistas. "Exíjannos a los periodistas que somos sus administradores que ayudemos a sumar, no nos permitan que contribuyamos a envenenar las aguas, a avanzar en el pesimismo, a desalentar los sueños. Exíjannos que alimentemos esos sueños, que impulsemos su voluntad", ha propuesto a los ciudadanos.

El periodista ha querido compartir el premio Libertad de Expresión con los ciudadanos y con los periodistas, "que están haciendo un trabajo formidable". "Los más conocidos nos llevamos el podio, pero hay muchos jóvenes, y no tan jóvenes, que están en la sombra, que nadie les ve, que están sosteniendo esa libertad de expresión que reconocen ustedes en mí". "Están intentando hacer las cosas lo más seriamente posible, lo más respetuosamente posible y de acuerdo con los principios de la democracia, y los preceptos de la profesión", ha resaltado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios