PUERTO REAL

Los comerciantes piden a los vecinos "mayor responsabilidad”

  • Lamentan las aglomeraciones en la calle y la actividad de los “manteros” ante comercios cerrados

  • La alcaldesa, Elena Amaya, también llama a la prudencia e insiste en el “autoconfinamiento”

Calle De la Plaza, en Puerto Real Calle De la Plaza, en Puerto Real

Calle De la Plaza, en Puerto Real / C.P. (Puerto Real)

El municipio de Puerto Real se encuentra desde el pasado sábado en el ‘Nivel 4. Grado 2’ de la alerta sanitaria. Eso ha supuesto que toda la actividad considerada “no esencial” haya tenido que cerrar sus puertas durante 14 días. Un nuevo esfuerzo para el sector que, a través de la Asociación de Comerciantes y Empresarios ‘ACE Puerto Real’, ha emitido un comunicado dirigido a la ciudadanía, al Ayuntamiento de la ciudad y a la Policía.

En él, los comerciantes en general y los miembros de ACE en particular que han sido declarados como “no esenciales” y han tenido que cerrar sus puertas, piden mayor responsabilidad a los vecinos de la Villa. “Hemos cerrado por la salud pública, tal y como nos ha impuesto la Junta de Andalucía, y acatamos esta medida disuasoria para que la población solo salga a hacer las tareas imprescindibles para el desarrollo básico del hogar”, dicen en el comunicado.

No obstante, los comerciantes dicen haber comprobado como “una minoría” sigue comportándose de una manera “totalmente irresponsable” y pone en riesgo el objetivo de que la tasa de contagios “disminuya lo suficiente como para que podamos abrir con total garantía en el plazo estipulado de dos semanas”.

Por ello apelan a la “responsabilidad del Ayuntamiento y cuerpos de Policía” para velar por que se erradiquen “situaciones como la que se dieron este sábado en la calle de la Plaza”. El panorama que describen los comerciantes es: “mucho más público que cualquier otro sábado, con multitud de manteros en las puertas de los negocios cerrados, cuellos de botella, grupos de seis e incluso más personas bebiendo en el paseo marítimo y reuniones en plazas y parques”.

Piden un “acto de responsabilidad” por la salud pública y que se eviten todas estas situaciones para evitar que, además de que se propague el virus, que “muchos comercios sucumban ante estas normas que nos impiden seguir haciendo nuestro trabajo”.

Un mensaje similar lanzó hace poco la alcaldesa de Puerto Real, Elena Amaya, que incluso no dudó en pedir a la ciudadanía que apostase por un “autoconfinamiento voluntario”. La primera edil, que en otras ocasiones ha felicitado a los vecinos de Puerto Real por su “buen comportamiento” durante la primera y segunda ola de la pandemia, dice que “ahora no puedo hacerlo porque la imagen que presenta la calle De la Plaza es espeluznante”.

Hay que recordar que la calle De la Plaza es la principal vía comercial del municipio, una de las pocas calles peatonales de la zona centro, y en la que se encuentran establecimientos esenciales como farmacias, bancos y cajeros automáticos, además del principal acceso al Mercado de Abastos de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios