Provincia

Fallece un niño de 5 años al volcar una balsa hinchable en aguas de Barbate

  • La embarcación fue arrastrada mar adentro con el pequeño en su interior

  • Fue localizado por Protección Civil y no pudo ser reanimado

Imagen de archivo de la playa de El Retín, donde ayer sucedieron los hechos. Imagen de archivo de la playa de El Retín, donde ayer sucedieron los hechos.

Imagen de archivo de la playa de El Retín, donde ayer sucedieron los hechos. / d. c.

Un niño de 5 años de edad fallecía en la tarde de ayer en aguas de la costa de Barbate. Según confirmaron a este periódico fuentes municipales, el pequeño se encontraba con su padre en la playa situada entre El Retín y El Botero, conocida como Pajares, en una pequeña embarcación hinchable.

Por razones que se desconocen aún, la barca fue arrastrada aguas adentro y quedó a la deriva. Efectivos de Salvamento Marítimo y la Guardia Civil lo buscaban desde poco después de las seis la tarde cuando, según confirmaron también fuentes de Salvamento, a las 18:40 horas se recibía un aviso desde la playa alertando al instituto armado de que un niño se había alejado de la playa en una balsa hinchable de color naranja.

Las mismas fuentes aseguraron que, según la versión de la persona que alertó de lo sucedido, la barca hinchable había volcado. Se sumaban a esta alerta las de otros muchos particulares que señalaban extremos como que varias personas habían intentado el rescate. De inmediato, la búsqueda se extendió por la costa, ya que la corriente se dirigía en dirección a Trafalgar. Fueron movilizados el helicóptero Helimer 205 y las embarcaciones Salvamar Gadir y María Zambrano, de Salvamento Marítimo. Pasadas las siete y media de la tarde, fue la lancha de Protección Civil la que encontró al niño aguas adentro. De inmediato, pusieron rumbo al puerto de Barbate. En el camino, los voluntarios realizaron al pequeño la reanimación cardiopulmonar. Al llegar, fue introducido en las dependencias de la Cruz Roja donde los médicos y un helicóptero del 061 esperaban para su atención inmediata. Finalmente, el menor fallecía pese a los reiterados intentos por salvar su vida.

En el puerto barbateño la consternación era total. El alcalde, Miguel Molina, se desplazó hasta el lugar, visiblemente conmocionado, para acompañar a la familia que, al parecer, es muy conocida en el municipio barbateño.

La playa en la que ocurrieron los hechos carece de socorristas al tratarse de una zona militar que abre al baño de diez de la mañana a diez de la noche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios