En román paladino

RAFAEL / ROMÁN

El Parlamento andaluz, a Cádiz

ES desagradable un enfrentamiento entre familiares. La crisis económica ha puesto de actualidad este tipo de trifulcas, por herencias o por divorcios, que terminan en los juzgados cada vez con mayor frecuencia.

Hablo de otros familiares: Sevilla y Cádiz. Somos provincias hermanas pero con características distintas. La cualidad de Sevilla es ser una auténtica metrópolis, que, además, es la capital de Andalucía y, como tal, sede de todas las instituciones, salvo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que tiene su centro en Granada. Cádiz por el contrario es una provincia con varios polos -Algeciras, Jerez y Cadiz- y tiene como principal carta de presentación su naturaleza marítima, con numerosos puertos y 285 kilómetros de costa.

El conflicto. Queda lejos el pleito del traslado de la Casa de la Contratación de Sevilla a Cadiz, que enturbió las relaciones entre ambas ciudades, y que contó Manuel Ravina -hoy director del Archivo de Indias-. La controversia es otra: Zona Franca. La Zona Franca de Cádiz existe desde 1929 y ahora el diputado por Sevilla y ministro de Hacienda, Montoro, y el presidente del PP-A y alcalde de Sevilla, Zoido, han firmado un acuerdo para poner otra en Sevilla. Es una decisión firme y respaldada políticamente. Es un claro ninguneo a Cádiz y pone en desventaja a la Zona Franca de Cádiz. Es una agresión. Sin dramatizar, sería como si el Gobierno le pusiera a la de Barcelona una en Tarragona o a la de Vigo una en Ferrol, que, con la crisis naval, le haría gran falta, pero sólo se le ha hecho a Cádiz.

¿Supone esto para Cádiz el fin de la historia? No, pero es un durísimo golpe económico y moral. No tuvimos parque tecnológico -siendo los más industriales- por el de Cartuja en Sevilla y el de Andalucía (PTA) en Málaga. Así que -permítaseme el exabrupto- pidamos el cambio del artículo 4 del Estatuto y que se traslade el Parlamento de Andalucía a Cádiz -títulos para ello nos sobran- y quizá así se empiece a comprender en Sevilla de lo que estamos hablando.

Nuestra Corporación se dio una enorme prisa por declarar persona "non grata" a Almunia. ¡Qué horror he sentido siempre por ese tipo de reprobaciones inútiles! ¿A qué esperan los que conceden esos abominables títulos para distinguir a Montoro y Zoido? El de Almunia era gratis. Pero la polémica en Cádiz se apaga pronto. En Sevilla lo saben. Y en Cádiz.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios