Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Irrefutable

Ningún gobernante de Cádiz ha sido capaz de decirlea la gente la verdadsobre su comportamiento

Ya le he escuchado a Ignacio Romaní (no voy a poner aquí cómo le dicen algunos en Cádiz que luego se me enfada) decir que es irrefutable que la ciudad estaba más limpia cuando gobernaba el PP. También le he leído al alcalde asegurar de manera tajante que es de necios no ver que la ciudad avanza desde que él llegó a la alcaldía. Y yo, qué quieren que les diga, soy poco de verdades rotundas. Todo me parece refutable y lo que me parece de necios es alabarse a sí mismo. Para mí lo único irrefutable es el Atlético de Madrid, pero comprendo que para otros será de necios pensar así. Hasta ese punto he alcanzado el nivel de relativismo que tanto molestaba a Benedicto XVI. Yo, sin ir más lejos, creo que la ciudad está sucia desde hace años. Con los de antes y con los de ahora. No voy a decir que es irrefutable porque igual alguien piensa otra cosa. Los de Podemos creerán que ahora está más limpia, faltaría más, y los del PP que antes estaba mejor, tuviera que ver. Creo que los principales responsables de esta suciedad somos los ciudadanos de Cádiz que no la cuidamos. Los mismos que se parten la camisa en carnaval rompiéndose la garganta por Cádiz, son los que sacan a sus perritos y dejan la huella del animal por las calles, se comen un paquete de pipas y sueltan cáscaras en el suelo, bien sea en una erizada, en una procesión o en un botellón, que al final todo es lo mismo. Los que abandonan muebles en las calles, los que lanzan a la vía pública lo que no harían en su casa. Eso sí, todos orgullosísimos de lo bonita que es Cádiz. Ningún gobernante ha sido capaz de decirle a la gente la verdad sobre su comportamiento. Todos, políticos y vecinos, quieren que lo resuelvan los servicios de limpieza, que para eso cobran. El alcalde acaba de impulsar la renuncia del concejal de Limpieza que durante años fue inspector en la plantilla municipal. Él mismo reconoció que su hijo trabajaba en la contrata y que podría ser porque él era inspector. El caso es que a Sufi Cointer le adjudicó el Ayuntamiento en la época del PP el contrato de limpieza y recogida de residuos con una oferta más cara que la presentada por otras empresas. En estos 10 años que lleva gestionando el servicio no han recibido ni una sola sanción por los reiterados incumplimientos del contrato, con Lolo Bauza al frente de la inspección o en la concejalía, con Teófila Martínez y con José María González. Eso sí, en carnaval todo el mundo le canta a la tacita de plata, quizás porque acaban de dejar un colchón en la calle o sacar al perrito a pasear.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios