el alambique

Manolo / Morillo /

Clarines

HABLAR de clarines en El Puerto es lanzar una mirada hacia la Plaza Real y aguzar los oídos por si la fortuna nos acompaña en calidad de melodía acústica con el clásico y mundialmente conocido 'Despeje de Plaza'.

El toque de clarines es una singularidad más de nuestra ciudad que data del primer tercio del siglo XVIII y que, en su primera concepción, sirvió para acompañar a la Corporación Municipal 'bajo mazas'.

La duda me asalta y me hace cavilar sobre si el último fin de los clarineros en aquella época era dar toques de atención a la población avisando que venían los ediles para que los ciudadanos se acercaran a saludarlos, o para todo lo contrario, estos es: avisar a los ciudadanos para que se quitaran de en medio rapidito porque venían los ediles. Es duda que todavía no me ha resuelto el Archivo Histórico Municipal, pero seguiremos en el empeño.

Aunque pensándolo bien no estaría nada mal que el sonido agudo que desprenden estos instrumentos de viento, de vez en cuando sirviera para avisar a los porteños de las cosas y casos que suceden en la ciudad y que aparentemente tienen difícil explicación. Como difícil excusa tiene el estado lamentable de conservación de una de las plazas más coquetas de El Puerto como es la Plaza de Colón, que estoy seguro que si el almirante levantara la cabeza renegaría de la misma de cochambrosa y mal cuidada que está.

También es más que probable que hiciera falta el uso de los clarines para en este caso, denunciar la escasez de urbanidad y de vergüenza de algunos ciudadanos para con el mobiliario urbano y lo que es peor, para con las personas. Resulta muy doloroso comprobar que determinados niñatos que no levantan un palmo del suelo se permitan campar por sus respetos por nuestra calles con el único fin de molestar, insultar, saltarse las normas más elementales de convivencia y de paso, cargarse literalmente lo que va quedando de nuestra fisonomía urbana.

Para estos casos el clarín podría venirnos muy bien como arma defensiva, aunque como están las cosas Dios y el Papa nos libren.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios