Tráfico Las cámaras que multarán en Cádiz por entrar en el centro de la ciudad sin cumplir los requisitos

En mi anterior alambique hacía una serie de preguntas que Beardo sigue muy interesado en no responder pero que, tarde o temprano, no le quedará más remedio que contestarlas en otra sede.

Diario de Cádiz, cumpliendo su deber de proporcionar a los portuenses una información veraz, dio la noticia —los medios comprados por Beardo con nuestros impuestos guardaron un bochornoso silencio— sobre los hechos que ocurrieron cuando uno de los escoltas de Beardo, fuera de servicio, portando su arma reglamentaria y conduciendo bajos los efectos del alcohol —¿no supone tal comportamiento un hecho muy grave para la seguridad de los portuenses?— la furgoneta de lujo, pagada o cedida por un dadivoso tercero, fue interceptado por patrulleros de la policía local a las cinco de la madrugada en dirección al centro comercial de Vistahermosa.

Ese mismo día el Ayuntamiento envió una nota de prensa —está vez sí amplificada por los medios comprados por Beardo— en la que negaba, groseramente, hechos contrastados, tergiversaba otros y silenciaba aquellos que no les interesa que salgan a la luz.

“El agente implicado no es escolta de Beardo” se contradice por lo dictaminado por Subdelegación del gobierno al respecto y el informe del intendente mayor: Protección y escolta de Beardo y otras autoridades, conducir coches oficiales, prestación de apoyo de seguridad al centro cívico y a la ciudadanía.

“Pertenecen al Grupo de Apoyo”. Oficialmente este grupo no existe. Fue una decisión personal de Beardo dotarse de dos escoltas armados y conductores de la furgoneta de lujo. El intendente mayor mostró su rechazo a su creación. En Jefatura desconocen los servicios que realizan estos dos escoltas.

“El agente se encontraba fuera de servicio” ¿Por qué Bello defiende a ultranza a este agente fuera de servicio, es decir un ciudadano normal, como si la noche de los hechos fuese un trabajador?

¿Quién dio la orden a los servicios jurídicos del Ayuntamiento de enviar un burofax con el burdo propósito de que se oculte la información?

¿Por qué Beardo sigue encubriendo unos hechos tan graves? En las próximas elecciones municipales podrán preguntarle en las urnas.

Disfruten lo votado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios