Análisis

Pedro G. Tuero

Dos cosas y algo más

Porque es una constante en estos últimos días oír tantas veces decir a políticos o semejantes la palabra "enrocar". Un término que se ha puesto muy de moda cuando la mayoría de las veces quienes lo expresan o lo escuchan no tienen ni idea qué es. Podría ser que más de uno piense que su verdadero sentido fuese meterse en una roca, cosa que no va muy descaminada respecto a su auténtico significado.

Como mi inteligente lector sabe a este escribidor le gusta comenzar sus arti-culitos con el significado u orígenes del término en cuestión. Un verbo como el que trato, que tiene su verdadero origen dentro de la terminología del ajedrez, pues así se llama cuando en un movimiento defensivo el rey y la torre del mismo bando cambian a la vez de posición. Además de poseer algún sinónimo muy relativo como "encastillarse": "perseverar con tesón en un parecer"; o "encerrarse en un castillo y hacerse allí el fuerte".

Así, todo esto a lo que me acabo de referir, le puede servir a mi interesado lector para despejar la duda sobre el significado del término. Si la tuviera. No obstante, lo que digo, se debe a esa moción de censura, ya conseguida por ese Pedrito Sánchez a costa de independientes y etarras, y a quien sólo le importaba poner el culo en el sillón de la Moncloa. Discípulo sobresaliente del funesto Zapatero que a partir de ahora sufriremos y nos arrepentiremos de estar aquí. Y a lo peor nombra como ministra de los ancianos a la Castro, porque todo con este novato presidente puede pasar. Y lo digo, porque en esos debates habidos, una de las expresiones más repetidas referida al pobre Rajoy ha sido la de "enrocado Presidente".

Además, otra cosa ha sido, sin tener nada que ver con lo anterior, una muy interesante visita que los miembros de la isleña tertulia de la "Rebotica Campos", realizamos hace unos días al grandioso e ilustre Observatorio astronómico isleño. Acontecimiento que me ha hecho pensar. Pues, qué maravilla, qué admiración, teniendo aquí, en nuestra Isla, el primer centro astronómico de esta condenada España y de gran parte de Europa. Y yo me pregunto: ¿conoce y es consciente el isleño de lo que tiene tan cerca? ¿sabe de la importancia que posee esta Institución de la Armada? Fue una exhaustiva visita con un guía y asesor de lujo: Fernando Belizón Rodríguez, anterior director del centro y un verdadero experto y conocedor de todo lo que alberga y se ubica en este majestuoso edificio.

Y reitero: ¿Es La Isla sabedora de lo que tiene? Porque no creo que nuestra querida Isla esté enrocada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios