Cádiz consiguió después de muchos años contar con una carrera de San Silvestre que en pocas ediciones se ha convertido en una de las citas obligadas del calendario de carreras populares de la capital gaditana. Y esto se ha conseguido gracias a la labor de un club, el Polideportivo Olimpo y, sobre todo, del trabajo de alguien como Raúl Plazuelo, que ha regalado su tiempo y esfuerzo a una carrera de la que se benefician muchas partes, entre ellas el Ayuntamiento. Sin embargo, los conflictos que se han abierto con el actual equipo de Gobierno han hecho que Plazuelo y el Olimpo hayan dicho basta. En un mundo en el que pedimos que desde la sociedad civil haya gente que sea capaz de movilizarse y de implicarse por el bien común, deberían encontrar más facilidades o, al menos, no sufrir tantos inconvenientes. Al final, la que pierde es la ciudadanía.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios