Análisis

Javier ANSO

Escuelas de verano 2018

Desde hace veinte años la Iglesia Católica en Cuba organiza Escuelas de Verano para la formación del profesorado. Como es sabido, en el país cubano desde el año 1961 no existe más enseñanza que la estatal; por eso es interesante que año tras año unos dos mil docentes participen en esos encuentros, aún a costa de sus vacaciones.

El contenido de los talleres que se imparten es muy diverso. Tratan de renovación pedagógica, de resolución de conflictos, de nuevas tecnologías... Sin embargo, y eso me llama mucho la atención, aumenta cada año el número de talleres que tienen que ver con la persona misma del profesor, su vocación, su identidad, sus heridas, su misión. Cuidar al hombre y a la mujer que enseñan ha sido y deberá ser siempre la prioridad. Educar no tiene que ver, primeramente, con técnicas que se aplican, sino con personas que se encuentran: profesor y alumno.

He tenido la suerte de participar en una de esas escuelas. La unificación personal del educador, llevaba por título, y trataba de fortalecer la identidad del profesor. José Martí, escribiendo de un educador decía que el pueblo donde enseñaba "lo hizo maestro, que es hacerle creador". Porque educar tiene que ver con ayudar a crear algo nuevo. Y hay que preparase para ello.

En el curso no se habló de técnicas novedosas y sí del educador como una persona que trata de descubrir la verdad y de vivirla, y que, por eso, podrá transmitir a sus alumnos su pasión por la misma. Contemplamos al educador como testigo de la justicia y de la misericordia. "Si acaso doblares la vara de la justicia no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia", decía Don Quijote a un Sancho Panza para el caso de que gobernara una ínsula. Nos referimos al educador como alguien capaz de suscitar alegría y esperanza. Alegrará, así, el alma de los demás, congregará en lugar de enemistar. Y reconciliará.

Gustavo Magdalena dirigió ese taller. Es un educador argentino y marianista. ¡Gracias, amigo y maestro!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios