Marta Carrasco | Coreógrafa y bailarina

"Siempre intento ser la voz de las mujeres que no pueden hablar"

  • La artista catalana regresa hoy y mañana al festival gaditano, a la Central Lechera, con su propuesta 'Perra de nadie', en la que interpreta a ocho mujeres malqueridas y maltratadas

Marta Carrasco, en una escena de 'Perra de nadie' Marta Carrasco, en una escena de 'Perra de nadie'

Marta Carrasco, en una escena de 'Perra de nadie'

Comentarios 1

-¿Qué es Perra de nadie? Leo que se mete en la piel de ocho mujeres.

-Exacto. 'Perra de nadie' son las vivencias de ocho mujeres distintas que tienen un denominador común: que son supervivientes. Para mí son gentes a las que admiro profundamente, no son yo, yo vivo mucho mejor que ellas. Son mujeres luchadoras, mujeres que han vivido mucho, que han sufrido. Siempre intento ser la voz de las que no pueden hablar.

-Son personajes inventados, se inspiran en alguna persona real?

-Desde luego están inspirados en la vida real, en lo que veo en la calle, en lo que leo. Sí es verdad que hay una parte de mí en todo lo que hago, y más si es un solo. Pero una parte. Y soy una privilegiada que más o menos vivo de un trabajo que es un lujo, que es el teatro, y yo aquí te hablo de mujeres malqueridas, de mujeres maltratadas, pero todo en una clave de poesía, de teatro visual, no hay texto, es todo muy onírico, a través de la emoción; la emoción te da directamente en el estómago. Ya lo he podido comprobar con el público, gusta muchísimo a la gente, ha ganado unos cuantos premios y no dejo de sorprenderme hasta qué punto se emociona la gente.

-Por lo que me cuenta no debe dejar indiferente.

-Eso seguro. ¿Indiferente? Ya te digo que es imposible

-Y eso ya es importante.

-Si alguien se quedara indiferente, me preocuparía (ríe). La obra llega. Me gustan las salas pequeñas y que yo vea a la gente, que las vea y yo pueda compartir con ellos y hacer el viaje con ellos, y ver todas sus reacciones . Para mí eso es muy importante, porque si no, no haría teatro.

-¿Hay algún momento en el transcurso de la obra en el que Marta Carrasco se dé cuenta de que alguna persona se está viendo reflejada en algún personaje?

-Sí, llega a pasar porque yo veo a la gente, no soy de las que dicen que no le gusta ver a la gente, al público: ¡A mí me encanta! Me encanta reaccionar según reaccionan, yo veo lo que les está pasando. Sobre todo a las mujeres, a los hombres sensibles también, y es que aquí cada uno reacciona según el bagaje que lleve de su vida, eso es lo que a mí me interesa muchísimo. No todo el mundo reacciona igual: a lo mejor uno está riendo cuando el otro de al lado está llorando. Es maravilloso.

-Es Marta Carrasco en este espectáculo una creadora total:intérprete, dirección, escenografía, banda sonora... ¿Se siente más libre creando de esa manera tan total, tan integral?

-Sí, pero la responsabilidad también es mayor. Pero es que hago lo que quiero; aunque, oye, que yo trabajo con un equipo, si los técnicos no estuvieran, no habría espectáculo.

-¿Sería correcto decir que lo que hace Marta Carrasco es danza-teatro?

-Mira, de momento es lo más cercano que he encontrado. Aún no tenemos el nombre; después de 23 años, ¿te puedes creer que yo no sé poner nombre a lo que hago?

-Cuesta separar ambas disciplinas, ¿la línea es difusa?

-Y tanto, es que no sabría decir dónde se separa una cosa de la otra. Es un espectáculo visual, es muy, muy, muy teatral, muy, muy físico. Entonces: ¿cómo le llamas a todo eso? Y he visto otros montajes de danza-teatro y no tienen nada que ver con lo que yo hago.

-De momento el título, Perra de nadie, es fuerte, directo.

-¡Perra, pero de nadie...! A estas perras nadie les pone un collar.

-Ha dicho alguna vez Marta Carrasco que con este espectáculo cierra una etapa. ¿Será así, que vendrá después?

-Yo dije en un principio que era el último espectáculo, en solitario, que hacía, eso lo dije yo. Pasado un año... me lo paso tan bien que ahora tendría que volver a hablar conmigo misma (ríe). Sé que el próximo espectáculo es un homenaje a Lili Elbe, que fue la primera persona que se hizo un cambio de sexo en el mundo, era de Dinamarca, pintor, primero se llamó Einar Wegener; luego se operó cinco veces, murió en la última operación, y se llamó finalmente Lili Elber. Aquí estamos Alberto Hurtado, que va a hacer de Lili Elber, y yo que también estaré como imagen de la mujer.

-Viene también al FIT a dar un curso.

-Sí, voy a dar un taller de tres días que se titula Que me cuenten lo bailao. Espero aportar a los que vengan libertad, quitar prejuicios, quitar miedos, que aprendan a no pensar, a pensar a través de las vísceras.

-Como asidua al FIT, ¿qué supone el festival para Marta Carrasco y, en general, qué puede suponer para la escena española e iberoamericana?

-Bueno, para Marta Carrasco ha supuesto el paso a América, ha supuesto el paso de mis espectáculos a Centroamérica, a Sudamérica y a Norteamérica. El FIT es la puerta porque vienen muchos programadores, y en este sentido es de los más importantes de España. Luego, aquí, he venido tantas veces que puedo decir que el trato familiar que yo tengo con todo el equipo no lo cambio por nada del mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios