Puertas abiertas Cómo visitar la Base de Rota, el Instituto Hidrográfico y el Observatorio

Patrimonio

Luz verde al proyecto del puerto de Gadir

  • El proyecto de musealización contemplará métodos interactivos para contextualizar el yacimiento en la época de la segunda guerra púnica y explicar la construcción del muelle, los astilleros y la Cueva del Pájaro Azul

El puerto de Gadir está más cerca del siglo XXI y a punto de emerger de los cinco metros bajo tierra a los que se encuentra para mostrarnos nuestro verdadero origen, el que mejor simboliza el espíritu navegante de aquellos fenicios que se asentaron en esta tierra casi tres milenios atrás en el tiempo.

El pasado noviembre el Ayuntamiento de Cádiz dio luz verde al proyecto de recuperación de este tramo de puerto fenicio que fue descubierto al hilo de los trabajos de la también histórica Cueva del Pájaro Azul en la calle San Juan, muy cerca precisamente de Puerto Chico, cuyas obras ya están en marcha.

Así lo cuenta Pedro Fernández Quirós, de Gadium Mercator S.L., concesionaria de la Cueva del Pájaro Azul, que junto a Germán Garbarino dirige el proyecto que permitirá asomarse a uno de los cantiles de los muelles del Puerto de Gadir-Gades desde el siglo IV al III a.C., desde la mismísima orilla del Canal Bahía Caleta, así como visualizar las estructuras portuarias anexas que bien podían ser los astilleros fenicios, según apuntan las investigaciones arqueológicas.

"Las obras avanzan a un ritmo lento debido a los problemas derivados de la pandemia y a la complejidad de la ubicación de la escalera, sobre la que se instalará el salvaescalera" que descenderá hasta este mágico descubrimiento. Hay que recordar que inicialmente estaba previsto ubicar un ascensor en esta finca anexa a la de la Cueva del Pájaro Azul, pero la sorpresa fue infinita cuando aparecieron estas estructuras portuarias.

Todo se remonta a los trabajos y estudios paramentales para determinar la cronología y funcionalidad de los espacios que ocupan la Cueva del Pájaro Azul, que determinaron que era un área de almacenaje construido en torno al siglo XV y XVI y que fue utilizado hasta la segunda mitad del XVIII sobre edificaciones anteriores, precisamente estas estructuras fenicias excavadas parcialmente en la roca ostionera. Debido al innegable valor de estos muros centenarios pensaron en acceder a esta antigua taberna -que está prácticamente lista para volver a abrir como tal- por la finca anexa y así conservar íntegramente los espacios abovedados. Y fue entonces cuando localizaron el puerto fenicio, el que terminaba de dar sentido a todo el espacio. “Esto obligó a replantear el proyecto, de modo que en lugar de un ascensor se instalaría un salvaescalera como el del yacimiento Gadir”.

Al plan de recuperar la Cueva del Pájaro Azul se sumó el de traer de nuevo con nosotros este pedacito de la historia de Gadir,  documentándose físicamente y por primera vez tanto la estructura portuaria fenicia en la ciudad como la del propio canal. Un hallazgo de gran importancia cuya ejecución arqueológica fue afrontada por Tripmilenaria S.L.U., bajo la dirección de Juan Miguel Pajuelo y Francisco Javier Ramírez.

Recordar que estas estructuras se encuentran a cinco metros bajo tierra y cuenta con más de 1.80 metros de alzado y una longitud de más de 5.60 metros de largo. Desde abajo se contemplan las fascinantes cuatro hileras de sillares que daban forma a uno de los cantiles de los muelles de aquel puerto datado en el siglo VI y III a.C. Un cantil que consta de una escalera para bajar al agua y de una surtida rampa para varar los barcos, de la que todavía permanece un tramo visible, y que conectaría con la posible funcionalidad de astilleros.

El plan museológico

El plan para mostrar estos 5,60 metros por 1,80 de historia fenicia-púnica no será descifrado, al menos de momento. Pero lo que sí avanzan es que este capítulo histórico se contará de una forma didáctica y divulgativa, de la mano de las nuevas tecnologías, lo que permitirá potenciar la experiencia para conocer mejor el contexto de aquel puerto. 

"La idea original es mirar hacia el contexto histórico en el que se encuentra la cueva y el puerto, hablar de la segunda guerra púnica, es que es vital, pues las decisiones que se tomaron en aquella época son fundamentales para entender nuestro presente", puntualiza Pedro Fernández Quirós. Se profundizará en el puerto, en su construcción y la de los astilleros, así como la historia de la cueva". "Quedará muy bonito y en cuanto esté planteado completamente la museografía lo contaremos". De su puesta en marcha se encarga una empresa de fuera con mucha experiencia en este tipo de proyectos, añade. 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios