Concierto en el Falla 'Para que escuchen tu canto' Luis Pastor: “Con las burradas que estamos escuchando, como para no votar”

  • El músico actúa este domingo 13 de octubre en el Falla en un concierto donde también estarán Carmen Boza, Amparanoia, Jesús Bienvenido y la comparsa de Aragón

El cantautor Luis Pastor, durante su actuación en el acto reivindicativo “por una cultura sin censuras” en Aravaca. El cantautor Luis Pastor, durante su actuación en el acto reivindicativo “por una cultura sin censuras” en Aravaca.

El cantautor Luis Pastor, durante su actuación en el acto reivindicativo “por una cultura sin censuras” en Aravaca. / Efe

A Luis Pastor, como a muchos españoles tras el vodevil apimpinelado del último periodo poselectoral, se le adormecieron las ganas de acudir a las urnas el próximo 10-N; sin embargo, “con las burradas” que “hemos tenido que escuchar” de boca “de algunos cabrones” en estas últimas semanas “como para no ir a votar”, reflexiona el cantautor al que “la censura y la torpeza de la derecha” ha devuelto al candelero este verano tras la polémica prohibición de su concierto en Aravaca, y que este domingo 13 de octubre protagoniza en el Gran Teatro Falla el evento Para que escuchen tu canto, donde también participan los músicos Carmen Boza, Amparanoia, Jesús Bienvenido y la comparsa de Juan Carlos Aragón.

“Auténticas burradas que estamos oyendo de boca de los responsables de Vox y PP”, insiste el músico extremeño formado en el madrileño barrio de Vallecas en referencia a las declaraciones “del facha de Ortega Smith” sobre las Trece Rosas, “las de la otra boba (Isabel Díaz Ayuso) sobre la quema de iglesias” y, por supuesto, “la última de Almeida con lo de salvar Notre Dame”. “Estamos, de pronto, frente a declaraciones que no se daban desde los años 78, 79, 80... Cuando el Régimen se resistía a morir... Estamos retrocendiendo ante tantas cosas... Y hay que ser consciente de que nos están queriendo recortar derechos que han costado muchas horas, muchos días y muchos años del siglo XX conquistar”.

Así de claro y contundente se muestra el autor de Qué fue de los cantautores que defiende que “el arte siempre tiene que incidir sobre la propia realidad” y tiene que ser “el reflejo de los sentimientos de los seres humanos” pero “más allá de eso, cada artista, tiene sus posturas políticas y cada uno es libre de incidir más o menos sobre en ellas en sus canciones”, apuesta.

Es más, Pastor no ve ahora “la importancia del cantante” con respecto al papel “que tuvo el movimiento del cantautor en la dictadura”. “Actualmente todos podemos ser cantautores en el sentido de que todos tenemos un altavoz a través de internet, a través de las redes, para organizarnos, incluso, fuera de los propios partidos”, opina.

¿Dónde está la banda sonora de estos tiempos”, pregunto. ¿Quién la está haciendo? “Yo creo que la banda sonora de estos tiempos tiene que ver con otras músicas, con lo que están haciendo los raperos, los poetas callejeros”, responde el músico que cree que “hay una realidad nueva” que “nos enfrenta”, que nos pone “ante el espejo” del “desastre ecológico frente al capitalismo salvaje y asesino, que es la única forma de sociedad o de gobierno que nos quieren hacer creer que existe”, y que están poniendo en tela de juicio “los adolescentes y jóvenes del mundo” que “nos están pidiendo a nosotros, a los de generaciones anteriores, que miremos todo desde otro punto de vista, y que esta lucha entre partidos y nacionalismos será sobrepasada por el desastre ecológico y ya es inevitable, y eso va a determinar nuestro futuro”. “Eso lo están diciendo ellos, y lo están cantando ellos”, aventura.

Ellos, los jóvenes, a los que también agradece que se hayan interesado más por su música y sus versos en los últimos meses. “Al final voy a tener que alegrarme porque Martínez-Almeida ha subido mi caché”, ríe el incombustible músico que recuerda que el alcalde de Madrid tildó de “aquelarre” el concierto-protesta donde participaron el músico y numerosos artistas que lo apoyaron en Aravaca tras el veto que el nuevo gobierno de la localidad impuso a su actuación que había sido aprobada por el Gobierno de Manuela Carmena.

“Fue un aquellare solidario, generoso, de amigos músicos, actores, intelectuales y vecinos que se concentraron para darles en las narices por atentar contra la cultura”, rememora “muy agradecido” Pastor que se siente “afortunado” por “la lotería que me ha tocado de hacer lo que quiero desde los 20 años”. Libertad que, “claro”, tiene “un precio”, el de “estar en ciertas listas o no estar donde a veces corresponde” pero que paga “encantado” porque prefiere “estar en otros sitios con mis amigos, con mi hijo (el músico Pedro Pastor) y los jóvenes amigos de mis hijos”. 

“Yo vengo de otra tradición, vengo con otra mirada y con otra manera de entender el arte que, simplemente, es un medio liberador con el que expresarme, nada más. Además, yo creo que la vida todo te lo devuelve”, reflexiona el artista que se sigue viendo a sí mismo “como el mismo niño cantaor e inocente” que “sigue creyendo en la parte buena, generosa y bondadosa de la gente”. “Soy un ser optimista y tengo una energía que me permite disfrutar de lo que hago dentro y fuera del escenario. Me gusta la música, para mí es como respirar y mientras tenga voz y energía seguiré cantando y componiendo, eso seguro”, decide.

De hecho, Pastor lleva “dos semanas” metido en la grabación del que será su próximo trabajo, La paloma de Picasso, donde se conjugan nuevas composiciones del cantautor junto con textos de Lorca (Mariana Pineda), Miguel Hernández (“el soneto Por tu pie, la blancura más bailable... que ya musiqué para el trabajo de Carmen Linares”), Luis García Montero (Nube negra) y Mario Benedetti (No te rindas). “Ya hemos maquetado 15 temas, aunque el disco se quedarán 13, como siempre, y estoy haciendo los arreglos con el pianista Luis Hernández y también estará el trío base que acompaña a mi hijo. Así que estamos muy contentos y trabajando mucho”, se congratula.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios