Director de 'Un país para escucharlo' y 'Música para mis oídos' Juan José Ponce: "He aprendido a no tener prejuicios ante ningún estilo musical"

  • El gaditano es el director de programas como ‘Un país para escucharlo’, cuya tercera temporada se emite en la 2 de TVE, y ‘Música para mis oídos’, que se puede ver en Canal Sur

El guitarrista Tomatito y el realizador Juan José Ponce, durante el rodaje del último programa de 'Un país para escucharlo'. El guitarrista Tomatito y el realizador Juan José Ponce, durante el rodaje del último programa de 'Un país para escucharlo'.

El guitarrista Tomatito y el realizador Juan José Ponce, durante el rodaje del último programa de 'Un país para escucharlo'.

Juan José Ponce, en buena parte culpable del regreso a la televisión pública de una programación musical alejada del formato talent show, se considera un tipo con suerte. Y es que, dice el gaditano, se le “alinearon las estrellas”, no sólo una vez, sino por partida doble, con los equipos que comanda en Un país para escucharlo y Música para mis oídos, los dos programas que dirige y que actualmente se emiten en la 2 de Televisión Española y Canal Sur, respectivamente.

“Dos programas así sólo salen adelante gracias a dos equipos maravillosos de profesionales”, reitera el realizador que insiste en quedar en un segundo plano y poner por delante a la gente que lo rodea. Y el aprendizaje. “Con estas dos experiencias he aprendido a no tener prejuicios ante ningún estilo musical”, confiesa este gaditano del barrio de Loreto, licenciado en Ciencias Náuticas por la Universidad de Cádiz pero que, aunque sigue “amando el mar”, decidió después de estar embarcado un tiempo que su vocación estaba en otro lugar.

“Me fui a Madrid y a Barcelona a estudiar diversos cursos de realización”, rememora Ponce que, después, partió con su mujer a Marruecos “y ya allí empecé a trabajar de manera autónoma y realicé mis primeros trabajos”. Uno de ellos, el documental Maldita calle, “sobre la situación de los niños en las calles de Tetúan y Tánger”, tuvo bastante repercusión en el circuito de festivales donde conquistó diversos premios. “Ya luego me vine a Sevilla –donde actualmente reside– conocí a bastantes raperos y decidí hacer Sevilla city (un documental que cosechó bastante adeptos en el mundillo del hip hop) y trabajé para diferentes productoras en diferentes proyectos de publicidad institucional”, cuenta el también director de la trilogía de documentales sobre los viajes de Lorca (Lunas de Nueva York; Luna Grande y Luna Negra) que realizó para Producciones Cibeles.

De hecho, es la casa del sevillano Pepe Flores quien confió en la idea de Ponce –“Pepe abrazó el proyecto con mucho entusiasmo desde que se lo presenté”, recuerda– de realizar una serie de programas en los que se indagaba en el rico patrimonio musical de las diferentes provincias españolas a través de sus creadores. “Un país para escucharlo fue un formato que se creó en 2016 y presenté a Producciones Cibeles que lo intentó vender a diferentes televisiones, plataformas, televisiones temáticas... Y al cabo de 2 años se interesó por él la 2 de TVE, y la verdad que me alegré muchísimo porque pienso que la televisión pública tiene que tener esa vocación de servicio público donde la cultura y la música tienen que tener su lugar. Y la música en su vertiente también de composición porque es cierto que el formato concurso, más de moda en televisión en los últimos tiempos, pone en valor al intérprete pero no al creador, al compositor, que es lo que nosotros vamos buscando en Un país para escucharlo”, explica sobre un programa que actualmente tiene su tercera “y última” temporada en emisión.

“Y no es que terminemos porque no vaya bien sino porque ya ha cumplido con su cometido, ya hemos recorrido todas las provincias de España”, asegura el realizador “muy satisfecho” con este programa que ha contado tanto con el apoyo del público como de la crítica.

“Y si tuve suerte con el equipo de Un país... en Música para mis oídosen emisión su primera temporada y a buen seguro “habrá más”, adelanta– he vuelto a contar con los mejores”, alaba Ponce que aunque está “igualmente” satisfecho con ambas producciones, sí hace ver “diferencias sustanciales” en su forma.

“Es que ambos programas están muy marcados por sus presentadores, los dos maravillosos, pero con roles diferentes. En Un país para escucharlo, Ariel (Ariet Rot) lleva más el ambiente a la poesía, a la contemplación, hay voz en off ... Y en Música para mis oídos Lombo (Manuel Lombo) pone sus ojos delante de la cámara, le habla directamente a ella, es un estilo más directo que busca al espectador, mientras que en el programa de la 2 hemos intentado hacer más una road movie, como si fuera un viaje íntimo de Ariel”, desglosa el director que sólo tiene palabras de admiración para ambos presentadores.

“Lo de Ariel es increíble, es un musicazo espectacular. Los temas que hace con los artistas de cada programa los tiene un tiempo antes pero es que suele improvisar mucho sobre la marcha y hacer cosas... Es un tipo con una cultura muy amplia y que nos ha dejado grandes momentos, como el último programa, que ya está grabado, con Ariel con su eléctrica y Tomatito con la flamenca tocando la Leyenda del tiempo con Cabo de Gata como escenario... Imagínate, maravilloso”.

La escena de la bailaora gaditana María Moreno en Música para mis oídos también fue “uno de los momentos mágicos” del programa que conduce Lombo, “un auténtico crack, un intérprete con una voz privilegiada que, además, conecta muchísimo con la audiencia y con los invitados de cada programa”, piropea el realizador que asegura que “desde el primer momento en que empezamos a trabajar juntos –en un especial sobre el Rocío– nos abrió las puertas de su casa”.

Dos presentadores diferentes. Dos formatos diferentes – “quizás en Un país damos mucha cabida a la música tradicional de toda España pero con la vuelta de tuerca que le dan los nuevos valores de las músicas contemporáneas, mientras que Música para mis oídos es un programa también con su eclecticidad pero marcada por la música andaluza”, define–. Pero, claramente, marcados por la mirada exquisita del realizador gaditano que tampoco se olvida de “la importancia” del paisaje, del patrimonio natural y monumental por el que ha paseado su cámara. “Pero es que tengo unos directores de fotografía maravilloso”, agradece queriendo, salir, de nuevo del primer plano. “Me quedo con todos los descubrimientos que he hecho, y que estoy haciendo ahora sobre todo en Andalucía, que tiene una escena contemporánea también muy potente”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios