Cultura

Gutiérrez Molina: "A Salvochea se le trata con cierto buenismo"

  • El historiador presenta 'Fermín Salvochea. Crónica de un revolucionario', con textos de Pedro Vallina y Rudolf Rocker

Dos piezas conocidas por los especialistas pero bastante inaccesibles para el público en general. Así define el historiador José Luis Gutiérrez Molina, encargado de la edición de Fermín Salvochea. Crónica de un revolucionario, los textos que integran el título que está tarde se presenta en la Biblioteca Provincial. "No tanto un facsímil -aclara-, sino una reedición con correcciones y anotaciones sobre los acontecimientos".

Así, el proyecto -surgido a iniciativa del sello Renacimiento junto con el Centro de Estudios Andaluces- recoge la necrológica que sobre Salvochea realizó Rudolf Rocker al año de su muerte. Un texto que se publicó entre Londres y Liverpool, en un periódico judío de corte anarquista y que, para colmo, estaba escrito en yiddish, lo que lo convirtió en una pieza "prácticamente desconocida para el público normal, pero que muestra el gran impacto del suceso a nivel internacional", apunta Gutiérrez Molina.

El texto de Pedro Vallina, por su parte, "era el más completo de los existentes hasta la aparición en los 80 de la biografía de Fernando Puelles. Muy relacionado con Salvochea, Pedro Vallina escribió este perfil, que contextualiza el periodo madrileño, durante su exilio en los años 40 en México. Por desgracia, no pudo recurrir a toda la documentación que guardaba en relación con su amigo, ya que fue quemada por los golpistas en la plaza de Almadén, en el 36".

Para completar Fermín Salvochea. Crónica de un revolucionario, José Luis Gutiérrez ha investigado, además, en archivos de Cádiz y París: "Uno de los problemas que tiene Salvochea es que, al ser un personaje casi mítico, resulta incorrecto decir en público algo en su contra -comenta-. Pero en su época era visto como alguien problemático: defendía el anarquismo, que se asociaba con el terrorismo, estuvo preso varios años acusado de rebelión militar... Y aunque, realmente, protestaba acerca de las injusticias de la sociedad en que vivía y trataba de cambiar las cosas, son muchos los acercamientos que se realizan con cierto buenismo a su figura, descafeinando la radicalidad".

El título también pretende completar la exhaustiva biografía de Fernando Puelles con una serie de datos que han ido saliendo a la luz desde los años ochenta, "por ejemplo, ahora sabemos que los Salvochea eran una familia acomodada, pero no tenían una gran fortuna, como se ha creído", indica el historiador.

Para Gutiérrez Molina, el anarquismo es -de las ideologías que surgieron a partir de la Ilustración- la que tiene mayor facilidad para seguir presente en los movimientos de oposición a una sociedad "insoportable en sus desigualdades. No tiene una ideología cerrada, ni hay un solo anarquismo -continúa-. Al no querer ocupar el poder, el anarquismo tiene un componente flexible que lo hace evolucionar y presentarse como alternativa en numerosas épocas, y por lo que tiene de rechazo al poder, de autogestión y de defensa de la acción directa y del federalismo administrativo, está muy vigente hoy en día".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios