Provincia de Cádiz

"La burbuja no es inmobiliaria, es global"

  • El hotelero lamenta enormes pérdidas económicas y un fuerte desgaste personal

El hotelero mallorquín Esteban Riera Marsá, responsable de la cadena familiar del mismo apellido y de la sociedad Pinar Costa Atlántica -para negocios gaditanos-, no quiere hablar del proyecto turístico de El Palmar. Ni hablar, ni oír hablar. Cuando lo hace, al teléfono, mezcla enfado, pesadumbre e impotencia en idénticas dosis, y reitera su intención de resolver el asunto definitivamente en las próximas semanas. El fin de un capítulo.

La falta de financiación y de socios que se sumen a la incierta aventura vejeriega, después de dos años de ardua búsqueda, contactos y negociaciones, han dado al traste con el plan que el mismo Riera Marsá soñó a principios de la década en El Palmar, la playa de los atardeceres, que conocía como visitante, como un turista más.

El problema financiero, recuerda el empresario, no es exclusivo de su enseña. "Es estructural". Un verdadero bloqueo de la promoción inmobiliaria y turística, que afecta salvo extraordinarias excepciones a todo el país. Desde el año pasado no hay quien ponga ladrillo sobre ladrillo ni en las parcelas más cotizadas. El antaño fulgurante desarrollo turístico de la Costa de la Luz está ahora reducido a un rotundo cero. Cero en El Palmar, cero en Trafalgar, cero en Tarifa, y en Costa Ballena. Cero.

"He luchado muchísimo hasta el final de todas las formas posibles pero llego a la conclusión de que es imposible de sacar adelante este proyecto. Aquí y en cualquier sitio. No hay ni un sólo proyecto de este tipo en marcha en España, y pasarán años hasta que pueda existir capacidad para hacer algo. Los analistas hablan de la previsión de alcanzar la cota cero en 2010, en 2011, pero ¿cuál será esa cota cero?", lamenta.

Riera Marsá acusa un fuerte desgaste personal y empresarial con cargo a la iniciativa gaditana. Su aventura en la costa de Vejer, que cumple ocho años, ha sido un lastre para sus cuentas y le ha procurado un bocado de más de 15 millones de euros letal para cualquier plan de viabilidad empresarial. El alto coste ha estado provocados por el largo peregrinar del documento en los despachos de la Administración, seis años en los que empresa y Ayuntamiento siempre vieron próxima una solución administrativa que siempre se terminaba prorrogando.

Ahora, Riera Marsá ve imposible embarcarse en un proyecto de las dimensiones del palmareño. Las inversiones turísticas ya no son éxito asegurado. A la crisis económica se suma la particular de la industria hotelera, con una reducción exponencial del gasto por cliente, una caída estructural de los precios, y una enorme competencia que lucha por mercados emisores -también- en aprietos.

"La burbuja no es inmobiliaria, es una burbuja global en la que todo el mundo ha crecido por encima de sus posibilidades. Nosotros estábamos muy afianzados en Mallorca y vimos la opción de hacer algo extraordinario en Vejer, extraordinario para nosotros y para la zona. ¿Por qué lo hicimos? Era la corriente, todo parecía que iba a salir adelante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios