Provincia de Cádiz

Otro balneario natural en la playa de Puerto Real

  • El fango de La Cachucha tiene propiedades beneficiosas para la salud, y otro estudio de la Universidad de Madrid lo confirma

La marea está baja y, por tanto, la playa completamente desierta. Tan sólo dos personas pasean por la orilla. Un caño pequeño de agua les sirve para refrescarse. Ellos prefieren no embadurnarse de barro. "Nunca lo he hecho, además luego es muy difícil quitarlo", comenta una señora que pasea. Sin embargo, otro hombre decidido no duda en meterse en el agua, hasta las rodillas, y untarse el cuerpo por completo de fango. Y es que esta acción es habitual en la playa de La Cachucha, que se ha erigido como un balneario natural.

La costa pobre, como así la llaman, es el lugar idóneo para practicar lo que hoy en día se conoce como turismo de salud. Según un estudio realizado por la Universidad Complutense de Madrid, el barro de esta playa tiene propiedades beneficiosas para la salud. No sólo para el cuidado de la piel, sino también para el tratamiento de la artritis, artrosis o reuma. "Muchas personas aseguran que el fango les quita los dolores de huesos. Que funciona", narra la señora.

Esto no hace sino confirmar algo que todos sabían, pues ya desde el siglo XIX los vecinos del municipio se han aprovechado de las cualidades terapéuticas que tiene el limo del litoral. "La gente se embadurna de fango y pasea por la playa para que se le seque, luego van a la ducha y se lo quitan, aunque tienen que restregarse mucho porque se queda pegado en la piel", explica un vecino puertorrealeño. Pero esto no sólo lo hacen los residentes en la localidad, pues esta playa además constituye un atractivo turístico al que mucha gente acude simplemente para beneficiarse de sus peculiaridades.

Aprovechando así las aguas y los fangos de la playa, el Ayuntamiento de Puerto Real ha planteado la construcción de un centro de talasoterapia en la zona. De hecho, en la última edición de la Feria Internacional de Turismo, Fitur 2010, celebrada en el mes de febrero, ésta era una de las principales bazas de la ciudad como reclamo del turismo de salud, una oferta cada vez más demandada como diferenciadora y complementaria del turismo de sol y playa. En esa cita, el concejal de Turismo, César Custodio, tuvo ya la oportunidad de establecer contactos con empresas interesadas en la construcción y explotación de un balneario en la propia playa de La Cachucha. "Allí conversamos con algunas empresas para la realización del proyecto, pero debido a la situación de crisis en la que nos encontramos, actualmente el proyecto está parado", comenta César Custodio. Aún así, el concejal de Turismo aclaró que si finalmente se construye el balneario éste estará muy cerca de la playa, aunque "el sitio todavía no está muy definido".

Tanto niños como mayores disfrutan este verano de la playa de La Cachucha. "La gente viene cuando la marea está llena, para poder bañarse. Pero cuando está vacía, los niños cogen cabezas de pescado y se las dan a los cangrejos. Es una playa muy segura porque los más pequeños no corren ningún peligro", explica una vecina. Muchos pasean por la playa, otros cumplen con su sesión diaria de fango y algunos aprovechan la bajada de las aguas para mariscar. Sea cual sea la actividad que realicen, en verano La Cachucha es el principal lugar de descanso de los puertorrealeños, y en los últimos años, también de muchos turistas que quieren disfrutar de este balneario natural situado en un espacio urbano, como es el Paseo Marítimo .

Todavía se desconoce cuál será el futuro del proyecto planteado por el Ayuntamiento, pero lo cierto es que cualquiera podrá seguir disfrutando de los elementos que el medio marino ofrece en esta playa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios