Tribunales Cádiz

El TSJA confirma la condena al violador del Caballo Blanco

  • La Audiencia de Cádiz le impuso 15 años de cárcel por agredir sexualmente a una prostituta en las instalaciones abandonadas del hotel portuense

El violador del Caballo Blanco antes de entrar a juicio en la Audiencia de Cádiz. El violador del Caballo Blanco antes de entrar a juicio en la Audiencia de Cádiz.

El violador del Caballo Blanco antes de entrar a juicio en la Audiencia de Cádiz. / Jesús Marín

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha confirmado la condena impuesta por la Audiencia Provincial de Cádiz a un hombre indigente por violar y robar en enero de 2018 a una prostituta en el antiguo hotel Caballo Blanco de El Puerto de Santa María.

El tribunal de primera instancia, el de la Sección Primera de Cádiz, dio por probado que sobre las 12:30 horas del 25 de enero de 2018, una mujer estaba en la parada de autobús en las inmediaciones del hotel Caballo Blanco, el cual se encontraba en ruinas y abandonado, cuando fue abordada por un indigente de nacionalidad italiana que iba acompañado de un perro.

Al ver al perro, la mujer inició una conversación con el hombre. Al cabo de unos minutos, éste le pidió que lo acompañara a la casa donde vivía, ya que estaba mal de una pierna y necesitaba ayuda para llevar sus cosas. "Ella accedió, ignorando las verdaderas intenciones del acusado", de manera que ambos se dirigieron a las antiguas instalaciones del Caballo Blanco.

Al llegar a la puerta del hotel, la mujer le dijo al indigente que no quería entrar en ese lugar; entonces él la empujó con fuerza al interior del recinto y cerró la puerta con un cerrojo. Sacó un cuchillo con una hoja de 30 centímetros y le dijo a la víctima: "Soy un tipo peligroso, si haces lo que te digo te voy a dejar marchar y si no, te vas a marchar muerta", tras lo cual la obligó a subir unas escaleras y a meterse en una habitación donde había una tienda de campaña y diversos efectos del italiano. "En todo momento, él empuñaba el cuchillo", precisa la sentencia de primera instancia.

Justo después de entrar en la habitación, el encausado registró a la mujer y le arrebató 110 euros, dos pendientes de oro, una alianza y una cadena con una cruz también de oro, objetos cuyo valor se han tasado en 850 euros.

Acto seguido, "usando siempre el cuchillo y movido por el deseo de satisfacer su ánimo lúbrico", el indigente le dijo a la víctima que se desnudase, lo que ella hizo por temor a que le clavase el arma. En tales circunstancias, él la forzó a mantener relaciones sexuales.

Al terminar el acto sexual, el hombre obligó a la mujer a meter la tienda de campaña y el resto de sus pertenencias en un carrito de bebé y a acompañarlo a la salida del hotel. Después, él se marchó andando rápido en dirección al centro de El Puerto mientras que ella se quedó en la parada de autobús "nerviosa y llorando", lo que llamó la atención de un joven que en ese momento pasaba por la zona. Al ver el estado en el que se encontraba la denunciante, el chico se acercó para preguntarle qué le había pasado. La mujer contestó que la habían violado y que no iba a llamar a la Policía porque su agresor la había amenazado de muerte y tenía mucho miedo. Ante ello, el joven llamó a la Policía y esperó a que llegasen las dotaciones.

Durante el juicio celebrado en la Audiencia de Cádiz, el indigente manifestó que el acto sexual que mantuvo con la perjudicada esa mañana en el hotel fue pactado previamente y que pagó por el mismo 50 euros, una versión exculpatoria a la que el tribunal de la Sección Primera no otorgó credibilidad.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios