Sucesos

¿Qué se esconde tras el intento de secuestro de las menores de Chiclana?

  • El presunto secuestrador, ya en prisión, es un delincuente habitual de Chiclana apodado 'El Malahechura', con multitud de antecedentes por agresiones, violencia de género, conducir sin carné, robo o narcotráfico

  • La Guardia Civil trabaja para reconstruir los hechos y, sobre todo, determinar qué clase de relación guardan los dos detenidos por el intento de rapto en el IES Fernando Quiñones

Los dos detenidos. A la izquierda, 'El Malahechura'. A la derecha, V.A.H. Los dos detenidos. A la izquierda, 'El Malahechura'. A la derecha, V.A.H.

Los dos detenidos. A la izquierda, 'El Malahechura'. A la derecha, V.A.H.

Cuatro días después de que un individuo, con la mirada perdida, intentara secuestrar a varias menores a la salida de su instituto en Chiclana la Guardia Civil intenta poner en pie una historia que deja muchas interrogantes hasta el momento. Para empezar, qué relación pueden tener un delincuente habitual, conocido en Chiclana como El Malahechura, de 32 años, con más antecedentes que el Vaquilla y en cuya hoja de servicio figuran delitos tales como la agresión, violencia de género, tráfico de drogas, usurpación de identidad, conducción temeraria, robo con violencia, ocupación ilegal... con un madrileño recién llegado al Sur, con 51 años, y que vive alquilado en el Pago del Humo. Las hipótesis son varias. Algunas ponen los pelos de punta sólo de pensarlo. Pero el caso es que el Malahechura, con tres hijos de corta edad y, por lo que cuentan, adicto a la cocaína, tuvo la genial idea, o bien alguien la sembró en su cabeza, de intentar llevarse a una adolescente con vaya usted a saber qué fin. “Tenía la mirada perdida”, contaron las jóvenes a este medio el día después del aterrador suceso. La mirada perdida del adicto capaz de lo que sea por una dosis. De lo que sea. Hasta de continuar con cualquier locura.

El Malahechura lleva desde el sábado en prisión. No ha sido su primer ingreso carcelario para un joven que, según aclaran las fuentes consultadas por este diario, ha ido encadenando delitos y condenas desde su más tierna juventud.

Y sin embargo, en Chiclana también hay quien tiene claro que nunca había tenido un comportamiento similar. “Tendrá muchos antecedentes pero no me lo imagino queriendo secuestrar a tres niñas. Aquí hay algo raro”, comentan en la localidad.

En cuanto al otro detenido junto al Malahechura en el barrio de Las Solatijas a bordo de un Citroën Xsara blanco en la tarde-noche del pasado jueves las opiniones son más difusas. De hecho, incluso en las redes sociales se están virtiendo todo tipo de comentarios sobre esta persona que, de momento, ha sido puesta en libertad con cargos. V.A.H. no tiene antecedentes penales y afirman que lleva poco tiempo en Chiclana. En estos momentos la investigación se esfuerza en saber qué papel ha jugado en esta historia, si ha sido únicamente el de un cooperador necesario o ha ido un poco más allá.

Su foto, y su nombre, han corrido como un reguero de pólvora por toda Chiclana, con avisos incluso en las redes sociales de que se muestre la foto del hombre a chicas menores para que lo eviten en caso de encontrarlo por la calle. Así están los ánimos en una población que todavía no se ha quitado el susto del cuerpo. Porque la historia se ha quedado en unos moratones, en miedo, pero ¿cuál habría sido el final de esas chicas si el intento de secuestro hubiera culminado con éxito? Por fortuna nunca lo sabremos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios