Coronavirus en Cádiz

El Puerta del Mar empieza a ingresar a pacientes adultos en la UCI pediátrica

  • La situación es cada vez más dramática en el centro gaditano

  • Además se ha habilitado una UCI limpia en el hospital de día para tratar a pacientes menos críticos

Imagen de la UCI del Puerta del Mar durante la primera ola de la pandemia. Imagen de la UCI del Puerta del Mar durante la primera ola de la pandemia.

Imagen de la UCI del Puerta del Mar durante la primera ola de la pandemia. / D.C.

Situación extrema en el Puerta del Mar. El aumento exponencial de ingresos que se está produciendo en las dos últimas semanas como consecuencia de la tercera ola pandémica que han provodado los excesos navideños ha provocado que la UCI del centro haya colapsado y ya no quepan más pacientes. Hasta el punto que la masificación de la UCI ha provocado que en casos puntuales se estén utilizando las instalaciones de la UCI pediátrica para ingresar a adultos, aunque estos pacientes no estén contagiados de covid sino que sufren otras patologías graves, según han puntualizado fuentes del propio centro.

En este martes los ingresos superan ya los 160, repartidos entre estas UCIs y las cinco plantas que actualmente acogen a enfermos covid. El lunes se abrió un control en la quinta planta, que se suma a los que ya había en las cuatro plantas superiores del hospital gaditano.

Además, fuentes consultadas comentan que se ha preparado en la zona del hospital de día una UCI limpia para enfermos que necesitan cuidados especiales pero cuya situación no es tan crítica.

Mientras tanto, dar un paseo por las plantas superiores es cada vez más dantesco. Es como avanzar por un hospital en una zona de conflicto, en una guerra, con pasillos vacíos, recipientes de residuos colocados en las puertas de las habitaciones, enfermeros provistas permanentemente de EPIS y hasta familiares que tienen que equiparse convenientemente para poder dar un último adiós a sus seres queridos.

Es la realidad más dura de una pandemia que, ahora sí, se nota con una fuerza inusitada en los centros hospitalarios de la provincia. Escenas que en abril veíamos en la televisión en Madrid están empezando a producirse en nuestra tierra. Y mientras tanto el pico de contagios sigue sin llegar. "Sabemos que las dos o tres próximas semanas van a ser terribles. Como no empiecen a llegar más dosis de vacunas y se acelera el proceso va a ser un año muy complicado", dice una enfermera consultada por este diario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios