Astilleros Navantia Puerto Real pone a flote el último petrolero para Ibaizábal

  • El buque será entregado en breve al armador tras las pruebas de navegabilidad

Comentarios 1

Navantia Puerto Real ya ha puesto a flote el cuarto y último petrolero construido para el armador Ibaizábal. El buque se encuentra amarrado en los muelles de la factoría a la espera, donde se le dan los últimos retoques antes de iniciar pruebas de navegabilidad.

Al igual que sus hermanos de serie, este buque es tipo Suezmax, apurando la capacidad máxima para navegar por el Canal de Suez. En su construcción se han empleado 20.144 toneladas de acero. Mide 274 metros de eslora, 48 de manga, y 23,7 de puntal. Su capacidad de carga asciende a 175.000 metros cúbicos de petróleo divididos en tres segregaciones diferentes entre doce tanques de carga y dos slops. 

Tras culminar la construcción de este petrolero, la factoría de Puerto Real iniciará en abril la construcción de veinte soportes para un parque eólico marino en Escocia. Este contrato generará 250 puestos de trabajo durante un año, según las previsiones de la compañía. Implica 382.000 horas de trabajo para montadores, soldadores, electricistas y servicios auxiliares. Este encargo devolvió la paz social a la factoría después de casi dos meses de movilizaciones convocadas por la plantilla motivadas por la falta de carga de trabajo.

Además, en el mes de agosto comenzará la construcción de una subestación de alta tensión para el contratista noruego Aibel, que se instalará en el campo petrolífero Johan Sverdrup, en aguas territoriales de Noruega en el mar del Norte.

El módulo, de unas 4.000 toneladas, implica medio millón de horas de trabajo, ocupando al menos a 350 personas. La ejecución del proyecto se extenderá por un periodo de entre 17 y 25 meses.

Estos dos contratos son vitales para la factoría ya que afianza su implantación en el negocio off-shore. Esta diversificación comenzó con la construcción de dos subestaciones para sendos parques eólicos marinos de Iberdrola.

Puerto Real está también a la espera de que el comité de dirección de Navantia dé luz verde al comienzo de los trabajos de ingeniería para el Buque de Acción Marítima de Investigación Subacuática (BAM-IS). Este barco ya está contemplado en el Plan Estratégico de la empresa naval, y si no hay retrasos, el corte de chapa podría comenzar el próximo año. Mientras tanto, la factoría ya está fabricando módulos para las corbetas de Arabia Saudí que construye el astillero de Navantia San Fernando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios