Provincia de Cádiz

Navantia Puerto Real se moviliza por el retraso del BAM-IS

  • La plantilla del astillero vuelve a concentrarse para exigir la firma de la orden de ejecución del buque

Concentración de trabajadores de Navantia Puerto Real.

Concentración de trabajadores de Navantia Puerto Real. / D. C.

Los trabajadores del astillero de Navantia Puerto Real se volvieron a concentrar ayer para exigir avances en el proyecto del Buque de Acción Marítima de Intervención Subacuática (BAM-IS). Su puesta en marcha del BAM-IS permitirá al astillero retomar la construcción de barcos dos años después de la entrega del último buque finalizado en su dique seco, el cuarto petrolero para el armador Ibaizábal.

Las movilizaciones arrancaron el pasado viernes y se prolongarán durante las próximas dos semanas, según la presidenta del comité de empresa, Marga Forné. “Estamos realizando movilizaciones como actos de protesta por los retrasos en la firma de la Orden de Ejecución del BAM IS. Este hito es imprescindible para avanzar y comenzar las obras del buque”, señaló Forné el pasado viernes, que advirtió que la factoría se quedará “a cero” el próximo mes de octubre.

El presupuesto del buque asciende a 200 millones de euros, de los que 167 corresponden a los trabajos de Navantia, y el resto a la compra de equipos de exploración submarina y revisiones, según recoge el plan estratégico. Para la Bahía de Cádiz supone una carga de trabajo de 1,3 millones de horas durante tres años y medio. En este periodo se generarían 1.115 empleos anuales, entre directos, indirectos e inducidos. De ellos, casi 160 serían empleados directos de Navantia, otros 290 de la industria auxiliar y 665 puestos de trabajo generados por suministradores. 

El nuevo responsable del astillero Bahía de Cádiz, José Antonio Rodríguez Poch, avanzó el pasado mes de marzo que la puesta de quilla del BAM-IS se produciría en el primer cuatrimestre de 2022. Pero la falta de noticias sobre la firma de la orden de ejecución inquieta a la plantilla, pese a que el proyecto cuenta con una partida de 53,4 millones de euros a cargo de los Presupuestos Generales del Estado de 2021. 

El futuro BAM-IS deberá dar servicio a la nueva familia de submarinos S-80, que Navantia fabrica en el astillero de Cartagena y cuyo desarrollo acumula un notable retraso, aunque ya se ha puesto a flote al primer ejemplar. El BAM-IS sustituirá al Neptuno, un barco construido en 1975 y que se encuentra al final de su vida útil, en la función de operar como buque de salvamento y apoyo en las operaciones de rescate de submarinos.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios