Provincia de Cádiz

Mujer, "no puedes creerte capacitada para ejercer la crítica"

  • La escritora isleña Concha Pérez Baturone firmó en 1936 un artículo en el que defendía la “absoluta sumisión” de las falangistas y que contrasta con su imagen de mujer independiente y feminista

Concepción Pérez Baturone entró en el salón de plenos del brazo del primer teniente de alcalde de San Fernando, José Antonio Ristori. Era la tarde del sábado 15 de diciembre de 1928. Cuenta el cronista que todos los concejales, puestos en pie, la recibieron con aplausos. A continuación, como los otros nuevos ediles, todos hombres, tomó asiento en uno de los escaños. El alcalde, Daniel González, saludó luego a todos lo concejales y singularmente a la señorita concejal. No era para menos: Concha Pérez Baturone hacía historia en ese momento al convertirse en la primera mujer que accedía al cargo de concejal en la provincia de Cádiz. El alcalde elogió su “esclarecida inteligencia”. Y sus colegas se apresuraron a felicitarla.

Era, pues, Concha Pérez Baturone una mujer que sobresalía en ese final de los años veinte, cuando el general Primo de Rivera gobernaba en España. Pero no destacaba únicamente por su actividad política. Ya era académica de honor de la Hispanoamericana de Cádiz desde 1924 y habitual articulista en la prensa, escritora y autora de cuentos con moralejas sensibles. Lo recordó la asociación Páginas Violetas hace poco más de un año, cuando la homenajeó a ella y otras isleñas que despuntaron en su época y después cayeron en el olvido, en la invisibilidad.

De Pérez Baturone se dijo entonces que una de sus máximas preocupaciones se centraba en la educación de las mujeres y que fue aún sin saberlo feminista. Un artículo que esta escritora isleña firmó en el periódico falangista Águilas en diciembre de 1936 viene a ofrecer un contraste con esa imagen. El texto es un comentario o explicación sobre uno de los puntos del programa de Falange, el octavo, que dictamina: “No comentes ninguna orden, cúmplela sin vacilar”.

“Verás mujer de Falange”, escribe Concha Pérez Baturone, “que siendo nuestra institución en sus principios un conglomerado de virtudes (…), tú, que ocupas un puesto de vanguardia en la realización de este programa, comprenderás que tienes como deber ineludible una absoluta sumisión al mando, un completo respeto para sus órdenes, una adhesión fortísima para su acción. Y convencida de esto, no puedes poner reparos en la ejecución de tus obligaciones y mucho menos creerte capacitada para ejercer la crítica sobre las decisiones de orden superior. El mando siempre es más competente que tú, está más ilustrado en la conveniencia de las normas a seguir que tú, tiene más suficiencia en todos los asuntos que tú, porque él siente todo el peso de las responsabilidad de sus actos. Y aún en el caso de que hubiese un error por su parte, nunca estarás tú eximida del deber de obedecer”.

“Tú sabes mujer”, explica la escritora isleña en su articulo, “que cuando nuestro corazón se compenetra con otro corazón, cuando nuestra alma se funde en otra alma entregándose a ella por completo en una total donación, es muy amable obedecer, es muy grato someterse, es muy alegre la entrega de la voluntad”.

“Y no lo olvides”, añade, “ni mucho menos lo omitas. Siempre, a toda hora, en todo momento, con alegría y sumisión, las órdenes del mando hay que cumplirlas. Porque, mujer falangista, una de tus más grandes obligaciones es obedecer”.

Pérez Baturone firma como “la Jefe” de la Sección de Prensa y Propaganda de Falange su artículo, publicado el 2 de diciembre de 1936, apenas cuatro meses y medio después del golpe de Estado que desencadena la Guerra Civil. Ella está entonces con los sublevados contra la República y estará, por tanto, con los vencedores. Administrativa de la Junta de Obras del Puerto de Cádiz, falleció en 1966, a los 82 años de edad. Desde 1970, una calle lleva su nombre en San Fernando.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios