Sucesos La Policía investiga si tiraron al mar al hombre rescatado de madrugada en Cádiz

Medio Ambiente

Unos furtivos matan a un tercio de los corzos de un centro de cría de la Junta en Cádiz

  • Guardia Civil y la Delegación investigan el asalto a estas instalaciones de referencia en la comunidad autónoma situadas en Alcalá de los Gazules, en el Parque Natural de Los Alcornocales

  • Desde el Seprona lo han calificado como un acto de “violencia extrema”

  • Agaden-Ecologistas en Acción ve "insólito" que no hubiese vigilancia permanente y exigen explicaciones a la administración autonómica

Un ejemplar de corzo en un sotobosque del Parque Natural de Los Alcornocales.

Un ejemplar de corzo en un sotobosque del Parque Natural de Los Alcornocales. / Juan Tébar Carrera

Un grupo de cazadores furtivos asaltó y provocó una matanza de ejemplares de alto valor ecológico y cinegético en la Estación de Referencia del Corzo Andaluz, según ha sabido Diario de Cádiz a partir de una denuncia de Agaden-Ecologistas en Acción y lo ha confirmado posteriormente un portavoz del Gobierno autonómico en la provincia. Se trata de un centro de cría de esta especie dependiente de la Junta de Andalucía situado en el término municipal de Alcalá de los Gazules, en el monte de El Picacho, dentro del Parque Natural de Los Alcornocales. En casi veinte años no había ocurrido nada parecido.

Los asaltantes consiguieron abatir a tres de los doce ejemplares que se conservaban dentro de un cercado de una superficie de unas 15 hectáreas, entre ellos dos hembras en gestación. Un cuarto ejemplar fue herido y tuvo que ser sacrificado como consecuencia de las heridas producidas por impactos de bala de armas de caza mayor.

La investigación por parte del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil hace referencia a un “acto de violencia extrema”, apuntó la misma fuente. El caso también está en proceso de esclarecimiento por parte de la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible.

El asalto y matanza de ejemplares del centro de cría de la Junta se produjo entre la noche del miércoles 31 de marzo y la madrugada del jueves 1 de marzo. Ese mismo jueves, la técnico responsable de la estación encontró manchas de sangre en el entorno de la puerta principal del cercado, como si hubiesen sacado por allí un animal herido o muerto.

El sábado 3 de abril, el encargado detecta varios tramos del cercado por donde alguien podría haber saltado la valla. Además, todo parecía indicar que alguien había hecho un aguardo junto a uno de los comederos. Pero no es hasta el lunes 5 de abril cuando se logra encontrar a un corzo macho de 9 años herido de gravedad. Ese mismo día es capturado con la intención de curarlo, pero hubo que sacrificarlo después de anestesiarlo. Luego se encontraron más rastros de sangre en otra zona cercada. No es hasta el 19 de abril cuando los técnicos constatan que faltan otros tres ejemplares (dos hembras preñadas y un macho adulto). Los corzos son muy esquivos, por lo que hicieron falta cámaras de fototrampeo.

La técnico responsable de la estación informó de estos hechos al Cuerpo de Agentes de Medio Ambiente y los denunció en el puesto de la Guardia Civil de Alcalá de Los Gazules la mañana del miércoles 7 de abril.

Como medidas de prevención se han instalado un pastor eléctrico en el cercado perimetral y cámaras de fototrampeo en las zonas más sensibles, aseguró a este periódico la misma fuente. Está previsto que se haga un vuelo con un dron dotado de cámaras térmicas para asegurar la presencia de los ocho ejemplares supervivientes.

Una cría de corzo, o corcino, en el Parque Natural de Los Alcornocales. Una cría de corzo, o corcino, en el Parque Natural de Los Alcornocales.

Una cría de corzo, o corcino, en el Parque Natural de Los Alcornocales. / Juan Tébar Carrera

"Los autores sabían que no había vigilancia permanente", dicen los ecologistas

Miembros de Agaden-Ecologistas en Acción fueron los que alertaron de la matanza de al menos cuatro ejemplares en la Estación de Referencia del Corzo Andaluz de Alcalá de los Gazules. Nada más conocer los hechos los conservacionistas dirigieron un escrito a la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de Cádiz en el que solicitan el censo que existía antes del suceso, que se informe del número exacto de ejemplares muertos, así como de las hembras robadas, y si eran juveniles o adultas. También han pedido información sobre si los ejemplares del cercado se encontraban todos identificados.

En Agaden-EA consideran “insólito que unas instalaciones de este tipo no cuenten con vigilancia permanente, hecho que parece ser que era de conocimiento de los asaltantes” y esperan que el Seprona de la Guardia Civil consiga dar con sus autores.

Esta estación de la Junta se encarga de coordinar los trabajos relacionados con la conservación, cría y repoblación del corzo andaluz, también llamado morisco, un subtipo meridional de esta especie (Capreolus capreolus garganta). Su principal objetivo es ponerla en valor como un ecotipo de elevado interés en el ecosistema mediterráneo y como una pieza de caza valiosa y singular.

Todos los ejemplares cuentan con crotal (una placa de identificación) y un microchip. La estación cuenta con un Programa Oficial de Vigilancia Sanitaria Permanente, por el que una vez al año se realiza un chequeo sanitario de los ejemplares del cercado.

Los excedentes del cercado son destinados periódicamente a la repoblación para reforzar los núcleos de corzo reintroducidos en la Sierra de Huétor (Granada) y Sierra de Tejeda-Almijara (Málaga) en el marco del Programa de Gestión y Reintroducción del Corzo en Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios