CURSOS DE CONDUCCIÓN

Nos convertimos en ‘piloto’ por un día con el Audi Driving Experience en el circuito de Jerez

  • La firma de los cuatro aros ofrece cursos de perfeccionamiento de la conducción para clientes y particulares.

Nos convertimos en ‘pilotos’ por un día con el Audi Driving Experience en el circuito de Jerez Nos convertimos en ‘pilotos’ por un día con el Audi Driving Experience en el circuito de Jerez

Nos convertimos en ‘pilotos’ por un día con el Audi Driving Experience en el circuito de Jerez

El Circuito de Jerez - Ángel Nieto ha sido el lugar elegido por Audi para comenzar su temporada de cursos de conducción sobre asfalto. Hablamos del Audi Driving Experience, una serie de actividades organizadas por la marca alemana para mejorar nuestra habilidad al volante.

Hoy nos enfrentamos a la joya de la corona, el Audi Driving Experience Sportscar. Se trata del curso más avanzado que se ofrece y para el que es necesario haber completado previamente los dos anteriores, Progressive y Dynamic.

Los vehículos elegidos para este curso son el Audi RS 5 y el Audi R8 V10 Performance, dos modelos de 540 y 610 CV que están específicamente diseñados para ofrecer un alto rendimiento también en circuito.

Cualquier conductor, sea o no cliente de Audi, puede apuntarse a los cursos Driving Experience de la marca. Además, estos cursos no son exclusivamente en asfalto, ya que también hay disponibles otros dos off-road y sobre nieve.

Los vehículos elegidos para este curso son el Audi RS 5 y el Audi R8 V10 Performance, dos modelos de 540 y 610 CV. Los vehículos elegidos para este curso son el Audi RS 5 y el Audi R8 V10 Performance, dos modelos de 540 y 610 CV.

Los vehículos elegidos para este curso son el Audi RS 5 y el Audi R8 V10 Performance, dos modelos de 540 y 610 CV.

En la página de Audi Driving Experience se pueden consultar las fechas y tarifas de cada uno. Por lo que al Audi Driving Experience Sportscar respecta, el precio es de 545€ si se es cliente de Audi o 690€ en caso contrario.

Un precio muy elevado, pero comprensible si prestamos atención al nivel de la formación, que requiere de modelos muy potentes y caros. Además de las sensaciones aprenderemos cómo reacciona un coche llevado al límite, algo que nos puede ser muy útil ante situaciones de emergencia en carretera.

Los primeros escalones de esta escuela de conducción resultan también muy interesantes y tienen un precio más contenido. En el Dynamic Driving Expirience y en el Progressive trabajaremos también con modelos de las gamas S y RS de Audi a un precio de partida de 130 y 240 euros respectivamente.

La teoría primero

Nada más llegar al circuito entramos en un box decorado la ocasión, donde nos reciben los responsables del curso y nos ofrecen un pequeño aperitivo. Es el momento de prestar atención al tradicional ‘briefing’ donde se nos expone el horario y cómo va a estar repartida la jornada.

Lo primero serán unos ejercicios de frenada de emergencia y esquiva con el Audi RS 5, es un ejercicio muy común en cursos de conducción, pero nunca está demás repasarlo, más si tenemos en cuenta las velocidades que alcanzaremos durante la jornada.

Un momento del curso para pruebas de frenada, aceleración y esquiva. Un momento del curso para pruebas de frenada, aceleración y esquiva.

Un momento del curso para pruebas de frenada, aceleración y esquiva.

Después llegará el plato fuerte, el Audi R8 V10 Performance. Con él recorreremos el circuito en dos partes, primero practicaremos la mitad de las curvas varias veces y después el resto del trazado.

La última parte es sin duda la más interesante, dos tandas de cinco vueltas cada una, alrededor del circuito completo y exprimiendo el Audi R8 V10 Performance, todo un sueño que no deja de dar respeto, sobre todo cuando nos recuerdan los precios del coche en cuestión.

Esta máquina de 620 CV de potencia es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 3,1 segundos. Tiene tracción integral Quattro y una caja de cambios de doble embrague que es tremendamente rápido. Es evidente que todo esto se paga, ni más ni menos que 220.000€.

Los coches del curso en la recta de meta del circuito de Jerez. Los coches del curso en la recta de meta del circuito de Jerez.

Los coches del curso en la recta de meta del circuito de Jerez.

La explicación sigue y se recuerdan conceptos básicos como la importancia de la buena colocación del asiento y el volante. Tanto los codos como las rodillas tienen que ir flexionados, de esa manera absorberemos mucho mejor la energía en caso de accidente.

Frenada de emergencia con el Audi RS 5

Está demostrado que en muchos accidentes el conductor o conductora no llega a accionar debidamente el freno, algo que podría incluso llegar a evitar algunos siniestros. Ya sea por miedo o por falta de formación en algunos casos el freno ni siquiera llega a actuar antes del impacto.

Es de vital importancia saber que los automóviles modernos cuentan con una gran cantidad de ayudas, entre ellas el ABS, que evita que las ruedas se bloqueen al frenar. Por tanto, en caso de emergencia debemos pisar el freno con todas nuestras fuerzas, no bombear el pedal.

En nuestro ejercicio se simula la detención brusca del vehículo que nos precede, con dos carriles de conos se muestra la zona en la que debemos frenar y hacer la maniobra de esquiva, para pasarlo con éxito no debemos derribar ningún cono.

Con este curso los participantes mejoran el nivel de conducción. Con este curso los participantes mejoran el nivel de conducción.

Con este curso los participantes mejoran el nivel de conducción.

El Audi RS 5 nos lo pone fácil, sus reacciones son muy naturales incluso en este tipo de maniobras, por lo que si el conductor cuenta con algo de experiencia en otros cursos de conducción no tendrá problemas en superar la prueba.

Reconocimiento del circuito con el Audi R8

Al montarse en un vehículo de este calibre conviene hacerlo sin dar nada por sentado. Por ejemplo, nos recomiendan no apagar el motor al terminar, así evitaremos que el motor sufra por falta de refrigeración. Tampoco podemos poner el freno de mano o pisar el pedal con el coche parado, las pastillas podrían pegarse a los discos de freno.

El Audi R8 cuenta con un motor V10 de 620 CV, produce un sonido imponente, es fácil incluso replantearse lo de salir a la pista. Sin embargo, el sentido común se hace a un lado y toma protagonismo la pasión por los automóviles (para el que la tenga, por supuesto).

Las curvas del circuito están marcadas con conos, estos muestran el punto de inicio de giro, el vértice de la curva y el punto de salida. De esta manera, y con un coche guía por delante, es relativamente fácil trazar de manera correcta.

Lo difícil es acostumbrarse a las reacciones del Audi R8, no porque estas sean malas, sino todo lo contrario. El hecho de contar con un motor central cambia radicalmente el comportamiento del coche en las curvas, puesto que la fuerza centrífuga que ejercen los motores delanteros, aquí no está presente.

De esta manera vemos cómo los límites del coche están tremendamente lejos, y en cada pasada vamos cogiendo confianza en el R8. Su comportamiento es espectacular y en cuanto pisamos el acelerador el V10 nos catapulta al siguiente giro.

Así se nos acaba la práctica y volvemos a boxes, ahora es cuando llega la hora de la verdad.

Vueltas completas con el Audi R8

Ahora vamos a circular sin copiloto, estaremos solos en la pista. Seguiremos eso sí, contando con un coche ‘liebre’ que nos dicte la trazada a seguir. Es el momento de poner el coche en su configuración más agresiva.

Aquí se ve de lo que es capaz esta máquina, la aceleración es preocupante, el paso por curva desafía de manera descarada a la física y en las frenadas nos quedamos con el cinturón marcado en el pecho.

No hay chirridos en las ruedas, es todo precisión alemana y berridos del V10, estamos tomando curvas a más de 140 km/h y por lo visto los límites de este coche están mucho más lejos.

Quien conozca el Circuito de Jerez, sabrá que ambas rectas no son muy largas, sin embargo, alcanzar los 200 km/h es un juego de niños para este Audi R8 V10 performance.

Antes de que nos demos cuenta nuestro sueño cumplido se desvanece, toca volver a la realidad. Aparcamos nuestros (ojalá fueran realmente nuestros) R8 y nos alejamos mirándolos de reojo, con una mezcla de adrenalina y tristeza.

Así que por nuestra parte sólo nos queda recomendar encarecidamente la asistencia a este tipo de cursos, ya que no se deben considerar como un gasto, si no como una inversión en seguridad, conocimiento, y por supuesto disfrute.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios