DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Coronavirus La Janda

Las Lomas se convierte en el pulmón del empleo en la Janda

  • La planta de manipulación de frutas y verduras genera actualmente 650 empleos directos

Las operarias son sometidas a un control de temperatura antes de incorporarse a su puesto. Las operarias son sometidas a un control de temperatura antes de incorporarse a su puesto.

Las operarias son sometidas a un control de temperatura antes de incorporarse a su puesto. / D.C. (Vejer)

De momento la crisis del coronavirus no afecta a la salida de las frutas y hortalizas que se seleccionan de esta planta de Las Lomas que se ha adaptado a las nuevas medidas de salud laboral, como ha apuntado el director de Recursos Humanos, Andrés Navarro, quien destacaba la creación de 650 empleos directos entre las distintas sociedades que dependen de esta explotación agrícola y ganadera que abarca los términos municipales de Vejer, Benalup y Medina Sidonia, entre otros.

A estos empleos directos, se unen otros tantos indirectos, que se encuentran en servicios complementarios y que podrían elevar esa cifra a las 700 o 750 personas actualmente, según precisó este responsable de la empresa. Eso sin contabilizar la red logística por la que se mueven los productos que salen desde Vejer a distintos destinos europeos como Inglaterra, Francia y Alemania.

Navarro, ha explicado que hace pocos días han culminado la campaña del pomelo y la brócoli, estando ahora inmersos en la campaña del puerro. En este sentido, destaca que “en un repunte de empleo, entre mediados de mayo y hasta junio se puede llegar a 850 mujeres contratadas”.

La actividad en esta planta de selección y empaquetado, se divide en turnos de mañana y tarde. Normalmente se trabaja de lunes a sábado, ampliándose en algunas ocasiones hasta los domingos.

La llegada del coronavirus ha llevado a la dirección de la empresa a realizar una fuerte inversión en estas instalaciones. Según ha expuesto, Andrés Navarro, “evidentemente la manera de trabajar ha cambiado, porque se siguen las instrucciones que dan las autoridades, y se han tomado medidas como las mascarillas que es primordial, los guantes ya se utilizaban anteriormente para la manipulación de las hortícolas. En sitios donde los trabajadores no pueden estar separados metro y medio o dos metros, están separados con mamparas de metacrilato que cubren al trabajador desde medio metro por encima de la cabeza a medio metro por debajo de la cintura, con lo que prácticamente están aislados”.

Por otro lado, entre las medidas preventivas, se realiza una fumigación de la planta cada dos días con productos desinfectantes por las zonas comunes por donde deambula el personal, y la entrada de las distintas dependencias cuentan con unas alfombrillas con solución hidroalcohólica para la desinfección del calzado. Otras de las medidas adoptadas es el teletrabajo, en el que se encuentra el personal de administración y oficinas mucho antes de que se implantara el estado de alarma, según destaca Navarro.

El director de Recursos Humanos de Las Lomas, apuntó que la actividad laboral está muy controlada desde el punto de vista de prevención de riesgos laborales. Y adaptarse a estas medidas, según relata, “ha tenido un coste extraordinario, pero necesario”. Destacando que “aquí lo que se persigue y lo principal, es la garantía con respecto a los trabajadores, su seguridad y prevención”.

Por ello, se han instalado cámaras de detección de temperatura. “No hay ninguna persona que entre en la planta que no se pase por ese detector de temperatura para garantizar el no contagio”.

 Otros cambios también se han producido en las zonas comunes como el comedor, que se han dispuesto sillas y mesas para que los trabajadores guarden la distancia de seguridad de dos metros. Es una zona amplia, y al estar en el campo, hay espacio para que se puedan mover fuera de las instalaciones en determinados momentos.  

Sobre sí esta situación de crisis ha cambiado la salida comercial de estos productos, Andrés Navarro asegura que “ahora mismo está el canal abierto para las frutas y hortalizas, que es lo que se está comercializando aquí, y a lo que se suma el cultivo tradicional de remolacha, girasol y algodón que no sufre ningún tipo de modificación”.

Las Lomas es uno de los principales proveedores de puerros del mercado británico, y es fácil encontrar este producto con su etiqueta de trazabilidad y origen de Las Lomas – Vejer (España). Cuando allí termina la campaña de siembra y recolección del puerro es cuando empiezan ellos a exportarlos desde aquí. Al mercado inglés se une el francés y el alemán. De momento no hay abierta una línea de venta de estos productos en el mercado nacional.

Las Lomas también ha querido ser un pilar para las familias más necesitadas de la comarca de la Janda, y son muchas las verduras que son donadas a colectivos como Cáritas, o los servicios sociales de los distintos ayuntamientos jandeños.

Así, desde que empezó esta situación, unas veces a instancias de la propia dirección de la empresa y otras por peticiones, se está colaborando principalmente con Cáritas de Barbate, Vejer y Benalup. También ha acudido a organizaciones no gubernamentales (ONG), congregaciones y comedores colectivos de Sevilla, y se han aportado a varios hospitales equipos de protección individual que tenían en existencias.

Un cometido, que según ha asegurado, Andrés Navarro, “lo hacemos con todo el cariño del mundo y con todas las ganas de colaborar en esta situación tan indeseable que estamos sufriendo”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios