Aparcamientos

¿Qué pasa con el parking de Pozos Dulces?

  • El anuncio de la Autoridad Portuaria sobre la licitación de un nuevo aparcamiento subterráneo en la Bajamar desata las dudas sobre la situación del proyecto parado a la entrada de la ciudad

Una imagen de las obras del aparcamiento subterráneo de Pozos Dulces, que llevan ya varios meses paradas. Una imagen de las obras del aparcamiento subterráneo de Pozos Dulces, que llevan ya varios meses paradas.

Una imagen de las obras del aparcamiento subterráneo de Pozos Dulces, que llevan ya varios meses paradas. / Andrés Mora

El reciente anuncio realizado por la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz (APBC) sobre la licitación de un nuevo aparcamiento subterráneo junto al río Guadalete, en la avenida de la Bajamar, ha desatado las preguntas y las dudas sobre el futuro de Pozos Dulces, el parking cuya construcción viene empantanando una de las principales entradas a la ciudad desde hace ya más de un lustro.

Las obras de este polémico aparcamiento se encuentran paradas desde hace ya varios meses, ya que cuando se terminó el enlosado de la cubierta, una vez ejecutada la caja del futuro parking con la instalación de los pilotes, los trabajos se pararon por la falta de financiación para acometer el vaciado de tierra de lo que será el futuro estacionamiento.

La llegada del nuevo equipo de gobierno ha traído consigo una nueva fórmula para desbloquear la construcción de este aparcamiento, para cuya conclusión faltarían aproximadamente unos cinco millones de euros.

Ya al final del anterior mandato municipal la empresa Impulsa El Puerto planteó, como solución de viabilidad, su salida del accionariado de Impulsa Aparca para dar entrada a un nuevo socio privado que aportara el dinero que falta, saliendo de este modo la empresa municipal del proyecto.

En su momento el anterior equipo municipal estudió esa posibilidad, pero finalmente la oposición en redondo de Izquierda Unida, que veía en esa fórmula una privatización del proyecto en toda regla, obligó a sus socios de gobierno socialistas a rechazar la propuesta de Impulsa.

Impulsa El Puerto saldrá del proyecto y se busca ya a un inversor privado

Ahora el equipo que lidera Germán Beardo, sin embargo, sí ve posible esta salida como la más digna para que se puedan terminar las obras, y de hecho ya se han producido algunos contactos con algunos inversores interesados.

De momento la parte que más le interesa al Ayuntamiento es agilizar la urbanización de la superficie del futuro parking, un proyecto que ya tiene en sus manos el Ayuntamiento pero que se encuentra aún a falta del visto bueno municipal.

En las próximas semanas podrían ya incluso verse movimientos en esta zona, ya que las obras contarían ya incluso con la licencia preceptiva, al formar parte del proyecto del parking.

Pero incluso una vez con las obras de la cubierta en marcha quedaría pendiente, no obstante, el grueso de la obra, que es la construcción del parking en sí con la extracción de tierra, una vez que ya está terminada la caja. Para iniciar este trabajo, que no tiene marcha atrás, se quiere tener claro el futuro del proyecto y saber si la obra tiene la viabilidad económica necesaria, una viabilidad que según las fuentes consultadas procedería de la salida de Impulsa El Puerto del accionariado y le llegada de un nuevo inversor dispuesto al rescate de las obras.

Para ejecutar los cambios societarios que se barajan se deberá convocar un consejo de administración de Impulsa El Puerto, que deberá dar luz verde a la salida de la empresa municipal del proyecto, y posteriormente incorporar a Impulsa Aparca al nuevo socio capitalista.

Hay que añadir también que el hecho de ser Impulsa El Puerto una empresa municipal que ha pasado recientemente por graves problemas económicos ha pasado factura a las posibilidades de financiación por parte de los bancos, que no terminaban de fiarse de su solvencia.

La propuesta de Impulsa para su salida del proyecto sería la misma que ya se planteó en mayo de este año. El acuerdo de salida se materializaría con la compra, por parte de Impulsa Aparca, de la participación del 19% que tiene Impulsa El Puerto en la sociedad, por un precio igual a la deuda exigible -que en diciembre de 2018 ascendía a casi 766.000 euros-. Tras la salida de Impulsa El Puerto, y una vez en marcha la búsqueda de un nuevo socio que aportara los fondos necesarios -casi cinco millones de euros- se sumaría este nuevo socio a impulsa Aparca, ampliándose el capital de la sociedad. Será Impulsa Aparca la que la que lidere el proceso de búsqueda de un nuevo socio y está previsto que un asesor de reconocido prestigio sea el que supervise todo el proceso, en condiciones de mercado.

De momento el gobierno municipal guarda silencio y su mutismo y falta de transparencia contrasta con el hartazgo de los vecinos y comerciantes de la zona, que llevan ya seis años con su barrio levantado, sin saber cuánto más tendrán que esperar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios