Cristina Sacco-Diseñadora “Fuera de España la gente valora mucho más el trabajo”

  • La portuense conquista Inglaterra con sus estampados y consigue colarse en la edición británica de Vogue con su firma ‘La ragazza a pois’

La diseñadora Cristina Sacco saludando al final de su último desfile en la SUR Fashion Experience en Jerez. La diseñadora Cristina Sacco saludando al final de su último desfile en la SUR Fashion Experience en Jerez.

La diseñadora Cristina Sacco saludando al final de su último desfile en la SUR Fashion Experience en Jerez.

Si hablamos de periodismo y publicaciones, sin duda alguna Vogue es la revista donde la moda se escribe en letras mayúsculas. Por este decano del estilo, propiedad del grupo Condé Nast y que se lee en más de una decena de países, han pasado grandes e históricas figuras, no ya sólo del mundo del diseño, sino también de la fotografía y de la ilustración. En este baile de grandes, conseguir que un gigante como este se fije en un pequeña firma que acaba de comenzar, no es nada fácil. Aún así, no hay nada imposibles. Y una portuense lo ha conseguido.

Cristina Sacco posando con uno de sus diseños. Cristina Sacco posando con uno de sus diseños.

Cristina Sacco posando con uno de sus diseños.

Ella es Cristina Sacco quien, con los maravillosos y exclusivos estampados de las prendas de su firma La ragazza a pois, ha conseguido encandilar a los responsables de la edición británica.

En primer lugar Cristina, enhorabuena por este logro.

– Muchísimas gracias. Ha sido increíble. Para nosotros, que comenzamos en 2016, este reconocimiento supone muchísimo. Hemos trabajado mucho para esto. 

Aunque ella es la cara visible de la firma, a Cristina siempre le gusta hablar en plural ya que junto a ella en este viaje también está su pareja, Carlos Pico, quien -a pesar de ser ingeniero de caminos- decidió embarcarse con ella en esta aventura . En principio, la idea inicial de ambos fue crear una marca de diseño de tocados. Pero sinceramente, no importa si al final se hubieran decidido por las pamelas, por bañadores o por zapatos. Fuera como fuese, el resultado seguro que hubiera sido igual de buno que siempre, ya que el trabajo está avalado por el maravilloso y brillante currículum de Cristina: desde el taller de Andre Moretti en pleno centro de Florencia, hasta el estudio de Orsola de Castro en Londres, pasando por Mirjam Rouden (empresa textil que diseña estampados para Inditex) y por la asistente del diseñador de tocados y sombreros Benoit Missolin.

–¿Cómo ha sido la experiencia de emprender en el extranjero?

–Por el momento muy buena. Eso sí, toda nuestra producción y manufactura es española.

–¿Cuáles son las principales ventajas?

–Fuera de España el reconocimiento es mucho mayor. Y sobretodo lo más importante: en Inglaterra la gente aprecia más el valor añadido. La gente valora el trabajo por sistema y no duda en pagarlo.

–¿También ocurre esto con el tema de las prácticas?

–Aquí de eso hay a porrón. El primer año que estuve en la empresa de estampados éramos 20 becarios. Esto pasa porque en el mundo de la moda, sobretodo en Londres, hay mucha competencia y hasta que encuentres tu hueco tienes que estar varios años de prácticas. Así no me extraña que muchos diseñadores tengan empresa tan grandes y fuertes si se apoyan en este tipo de trabajo.

–Pero al final, a pesar de todo, el trabajo luce y lo saben apreciar a nivel laboral ...

–Por supuesto. Es cierto que aunque estés de práctica el trabajo se reconoce. Sorprendentemente, a pesar de que nosotros siempre nos hemos enfocado a España -los desfiles se han organizado allí, las colaboraciones son con influencers españolas, todas las acciones de marketing son nacionales-, el verdadero reconocimiento nos ha llegado desde Vogue Uk. Y todo sin mover un dedo aquí... Es increíble.

–¿Cómo ves el panorama de la moda a nivel nacional

–En diez año España ha avanzado mucho. Además veo que se le está dando muchas oportunidades a pequeñas empresa; ya no sólo en España, sino también a nivel global. Antes no te conocían si no estabas en la pasarela Cibeles. Ahora, tal y como ocurría hace diez años en Inglaterra, las pequeñitas empresas de moda salen a flote.

–¿En qué se diferencia principalmente tu firma?

–Pues nos basamos en el slow fashion. Son pequeñas colecciones, con número limitado, pero a la que económicamente pueda acceder todo el mundo. Quiero que sea así porque me gusta implicarme en cada prenda. Quiero disfrutar de mi trabajo.

–¿Tardaremos mucho en ver a La niña de los lunares por El Puerto

–Por el momento estamos estudiando la opción de establecernos definitivamente en España. No descartamos que sea dentro de poco y, evidentemente, queremos que sea en El Puerto. Aún estamos viendo cómo hacerlo. Pero claro que estamos deseando estar por allí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios