Tribuna Libre

La Real Plaza de Toros, la historia jamás contada

La Real Plaza de Toros, la historia jamás contada. La Real Plaza de Toros, la historia jamás contada.

La Real Plaza de Toros, la historia jamás contada. / Andrés Mora

Comentarios 2

Estamos en plena campaña electoral y determinados asuntos son tratados de forma unilateral por los candidatos al sillón de la Plaza Peral, sin que interese la verdad, solo lo que a ellos le convenga y/o les dicte el partido.

En este artículo, cien por cien informativo, contamos los avatares que ha sufrido la Plaza de Toros en estos cuatro últimos años, para que los portuenses o porteños sepan la realidad del asunto.

2015: Nace el Consejo Consultivo

La Diputación de Cádiz entrega al Ayuntamiento la Plaza de Toros tras las obras realizadas que la convierten en Centro de Interpretación del Toreo, según el contrato que en su día firmo el gobierno del PP, que presidía Alfonso Candón.

El nuevo equipo de gobierno surgido de las elecciones municipales se hace cargo de la misma y presenta los carteles de la feria de agosto, con cuatro corridas de toros, carteles que han estado muy condicionados por la misma obra y el retraso en el plazo de entrega.

Los empresarios eran Tomas Entero y Beca Belmonte, que habían firmado y aceptado las condiciones del pliego que había elaborado el PP en el anterior gobierno municipal.

El nuevo gobierno municipal crea el primer Consejo Consultivo de la Real Plaza de Toros, donde se integran diversos colectivos relacionados con el mundo del toro, peñas, escuelas, profesionales del toreo, la escuela La Gallosina, etcétera, a los que se les unen otros colectivos ciudadanos como la Flave y de índole cultural donde se posiciona la Academia de Bellas Artes.

En este periodo hay que considerar estos aspectos como importantes:

  • La Diputación de Cádiz es quien recepciona la obra que ha dirigido el arquitecto Jose Carlos Galán.

  • Para el planteamiento de la obra de reformas nadie piensa en que puedan existir daños estructurales, a pesar de existir indicios reales de que los hay. Lavadito de cara, pintar los balcones y otras reformas, que son muy efectivas cara a la galería pero no se ataca el problema de verdad, que son los posibles daños estructurales del edificio.

  • Otra de las promesas estrellas anunciadas por el PP en esta reforma, el arreglo y adaptación de los soportales de la Plaza de Toros para usos comerciales y/o museísticos, pasa a mejor vida y no se realiza.

  • También en este periodo se realizan, en los alrededores de la Plaza, las catas para la construcción del fallido parking subterráneo.

2016: Un año de transición

Año de transición si bien se comienzan a observar varios incumplimientos del pliego por parte de los empresarios en ejercicio.

Se produce el conflicto entre la empresa de la Plaza y la Escuela Taurina La Gallosina, ya que la empresa se niega a abrir la plaza de toros para una acto de la citada escuela, tal como indicaba el pliego que habían firmado en su día con el PP.

Las relaciones entre la empresa y el nuevo ayuntamiento se comienzan a deteriorar y a complicarse de manera absurda.

2017: El conflicto se agudiza

El conflicto entre las partes se agudiza y los empresarios se querellan contra la Escuela La Gallosina, el director de las Escuelas Taurinas de Andalucía y el concejal de la Plaza de aquella época, que era Ángel Quintana, querella que fue recientemente sobreseída por los tribunales. 

El Ayuntamiento le niega a la empresa la prórroga solicitada y se plantea la redacción de un nuevo pliego para sacar a concurso la explotación de la Plaza.

Los empresarios Entero y Belmonte comienzan una campaña de presiones contra la decisión municipal, en la que actúan de portavoces figuras destacadas del mundo taurino en la ciudad, donde con argumentos totalmente panfletarios y demagógicos critican la decisión municipal.

A pesar de todo esto el Ayuntamiento continua con la redacción del nuevo pliego, en el que esta asesorado tanto por técnicos municipales como por el Consejo Consultivo y otros agentes relacionados.

2018: Un año importante y problemático

Año importante y problemático en el futuro de la Plaza y de la temporada: 

  • Se presenta el primer borrador del pliego que se califica como muy positivo por el sector empresarial taurino. El canon anual estaba cifrado en 5.000€/año.

  • Primer escollo, en un informe de la Intervención municipal, que preside María Dolores Guerrero, se califica el canon anual como de “muy barato”

  • Desde Intervención se cifra el canon en una cantidad que rondaba entre los 50 y 70 mil euros anuales.

  • El pliego, sin la unanimidad del Consejo Consultivo, se presenta al sector empresarial taurino nacional, que no solo lo rechaza sino que lo boicotea como se presumía, dado que el alto coste del canon lo hacía inviable.

  • Para evitar este boicot el alcalde, David de la Encina, y el concejal de la Plaza, Ángel Quintana se reúnen varias veces con la patrona del sector.

  • La primera licitación sale desierta como era de esperar.

  • Ante la situación creada, en el Ayuntamiento se produce una reunión con Intervención para “rebajar condiciones” y presentar un canon adecuado a la demanda empresarial para una plaza de la categoría de la de El Puerto.

  • Finalmente, y tras negociarlo con la Intervención municipal, el canon anual se fija en 20.000€.

  • A la nueva licitación se presentan tres empresas, pero solo una cumple con la normativa del pliego y esta no es otra que Reyma Taurina (Reverte y Matilla).

  • Al recepcionar la empresa la RPT, esta detecta de inmediato los problemas estructurales que existen en la zona de taquillas y patio de caballos.

  • Finalmente se dan las corridas de la temporada, aunque en medio de una tremenda confusión, donde los ataques a la nueva empresa alcanzan niveles salidos de tono, incluidos algunos y concretos voceros que se posicionan claramente contra Reyma Taurina, y aunque parezca mentira, incluidos portavoces de otras plazas gestionadas por esta misma empresa, que no lo hacían en la Real Plaza de Toros.

  • Al finalizar la temporada la empresa empieza a dar síntomas de no querer cumplir el pliego y comienzan a justificar estos incumplimientos por las deficiencias técnicas que presenta la plaza.

  • A finales de año la empresa, o sea Reyma Taurina, le comunica de manera oficial al Ayuntamiento que no hace cargo de la Plaza hasta que se subsanen las graves deficiencias estructurales que presenta y la cierra a cal y canto.

2019: El procedimiento de urgencia

El 14 de mayo, tras unos meses muy duros, comienzan las obras para solucionar los problemas estructurales de la Plaza, bajo un proyecto del mismo arquitecto que la remodeló, José Carlos Galán. En este nuevo proyecto se señalan claramente la fecha de inicio y fin de obra, por lo que la empresa Reyma Taurina, y tal como marca el pliego, puede, debe y tiene que presentar los carteles de la temporada el 20 de mayo.

Un procedimiento de urgencia que ha vuelto a encontrase con el escollo de la Intervención municipal, va a permitir que este verano la ciudad vuelva a contar con su tradicional feria taurina.

En mi opinión toda esta historia, sobre todo el periodo de finales del 2018 a la actualidad, se debería haber resuelto de otra manera y dejar para otra ocasión las prisas de última hora, pero esto en la administración es de momento una utopía que veo difícil de solucionar.

Especialmente significativas me parece las actitudes de algunos que ahora se presentan como “salvadores” de la ciudad, y como no podía ser de otra forma, el mundo taurino local también cuenta con algunos de estos. Sin ir más lejos los que el año pasado llegaron a calificar a la empresa actual como “autentica mafia” ahora guardan silencio. Curioso que estos mismos voceros, algunos muy cercanos al PP, clamaron demagógicamente contra la decisión de no renovar el contrato a Entero y Belmonte a pesar de los reiterados incumplimiento del pliego que redacto el propio PP.

También me ha llamado mucho la atención la falta de rigor técnico del proyecto de reforma que en su día encargó la Diputación presidida en aquella época por Loaiza (PP), donde se limitaron a un lavado de cara en vez de comenzar por un exhaustivo análisis general del estado estructural del centenario edificio.

Y lo que no entiendo ni jamás entenderé es que la propia Intervención municipal se convierta en el principal escollo donde ha tropezado una y otra vez nuestra Real Plaza de Toros.

Y también una petición a la nueva Corporación que surja de las urnas el próximo 26 de mayo. Pongan al frente de nuestra Real Plaza de Toros a una persona que esté debidamente informada y preparada para ejercer estas funciones, no valen aficionados y pregoneros, sino gente que sepa de gestión en todo su amplio abanico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios