El Puerto

El Plan Especial de José Antonio contempla derribar la barriada

  • El documento promovido por la EPSA recoge la construcción de dos nuevos bloques, la apertura de nuevas calles y una zona libre para permeabilizar esta zona marginal

La barriada de José Antonio Primo de Rivera será derribada en su totalidad. Así lo recoge el nuevo Plan Especial de Reforma Interior (PERI) que se expone en la Concejalía de Urbanismo de El Puerto y que fue aprobado de forma inicial por la junta de Gobierno local el 5 de mayo pasado. El PERI promovido por la Empresa Pública del Suelo de Andalucía (EPSA) se encuentra en fase de tramitación avanzada, y en el mismo se fijan los parámetros de lo que será una remodelación total de esta zona, que está llamada a cambiar por completo a medio plazo. El trámite urbanístico de un Plan Especial es necesario porque se trata de una sustitución total de los edificios y va a haber un cambio importante de alineaciones y volúmenes con apertura de calles y espacios libres.

El PERI José Antonio tiene como objetivo "eliminar la actual situación de marginalidad y deterioro de la barriada, creando las condiciones necesarias para su regeneración arquitectónica y social, así como las nuevas relaciones con su entorno urbano". De esta forma, se elimina por completo la configuración urbanística de ghetto que tiene la barriada, que la convierte en un lugar inaccesible y marginal, y se replantea su conexión con la avenida de Sanlúcar, integrándose en el casco urbano mediante la apertura de nuevos viales. El sistema que se utiliza para hacer permeable el lugar es la edificación abierta: "Se sustituye la estructura actual que ha sido muy cerrada y con espacios difícilmente habitables por dos bloques y un espacio libre en el centro y una calle trasera nueva que lo separará de la bodega", explican desde Planeamiento.

El solar que ocupa la barriada de José Antonio tiene 2.109 metros cuadrados, sobre los cuales se levantan cuatro bloques de cuatro plantas de altura, que suman 96 pisos en total. Al haberse construido la barriada a mediados de los años 50, estos tienen una superficie bastante reducida, unos 40 metros cuadrados por vivienda.

Pese a lo abigarrado que aparecen los bloques, en el nuevo PERI la unidad urbanística del solar de la barriada mantiene la misma edificabilidad, es decir una vez demolidos los viejos edificios se podrán construir 4.204 metros cuadrados. Sin embargo, se consiguen espacios libres suficientes para crear una zona verde entre los dos bloques nuevos y se abrirá un nuevo vial de seis metros de anchura paralelo al muro medianero de la bodega-vertedero existente entre las calles Rueda y Cervantes, que unirá ambas calles por detrás de la barriada, habilitándose un acceso a los garajes subterráneos que tendrán los dos bloques.

Además de esta nueva calle a espaldas de la barriada, Rueda y Cervantes se verán ampliadas, ya que las fachadas de los nuevos edificios se retranquearán varios metros respecto a su situación actual. El terreno necesario para la futura barriada que la Junta de Andalucía promoverá en la parcela de José Antonio se obtendrá concediendo mayor altura a los dos nuevos bloques, que tendrán planta baja más cuatro (cinco plantas) además de ático. La idea es igualarlos en altura a otras promociones de la avenida de Sanlúcar. Seguramente el número de viviendas que se construya será menor, pues los pisos tendrán mayor tamaño, aunque la Junta lo podrá organizar en función de sus necesidades.

Según la valoración de los arquitectos del servicio de Planeamiento y Gestión Urbanística, con el nuevo PERI, José Antonio ganará permeabilidad y suelo para espacios libres y viarios. Esto unido a las promociones en el entorno de la ermita de Santa Clara, implicará un cambio importante para toda la zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios