comparsa

No tengas miedo

El tipo. Los monstruos de la sociedad: los periodistas, los policías, los banqueros o los políticos. Las coplas. No hay que temerles. Son personajes de nuestro alrededor que vemos en el día a día. Por eso, aunque han despertado por febrero y son los que "se ríen del mundo", hay que fiarse de ellos porque son los que nos pueden enseñar a escapar de los miedos. Esta comparsa isleña da un pasito más en su aprendizaje dentro del Concurso del Falla con un repertorio que les sirve para repartir a diestro y siniestro en su popurrí, con un mensaje que hay que captar y tener en cuenta, aunque en algún momento por su densidad pueda caer en el tedio. Aun así, el grupo se defiende, a pesar de algún pequeño exceso con algún gorgoreo innecesario. Aunque traen una idea tan reivindicativa, en los pasodobles, ambos correctos y con una música bien construida y ejecutada, tiran de temática social. En el primero de ellos, cuentan la historia de Pablo Pineda, un maestro con síndrome de Down. Una letra que, quizás, se enreda un poco en la poesía. El segundo sí es mucho más claro y destaca dentro de la tanda al hacer un repaso de todas las mujeres luchadoras. Una retahíla de nombres para reconocerles su labor en el avance de la mujer y la sociedad, por lo que declaran que, como hombres, serán los primeros en su lucha y muestran su orgullo por las "guerreras de mi corazón". Sin embargo, en el segundo de los cuplés cometen la incongruencia de dedicárselo a la suegra por la moda de las embarazadas de pintarse la barriga. En la de su suegra entra de todo. En el primero, su abuela les roba el tabaco y el papel de fumar. No podremos conciliar el sueño.

Puntuaciónes COAC 3 Puntuaciónes COAC 3

Puntuaciónes COAC 3 / Miguel Guillén

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios