Carnaval en las aulas

San Felipe chirigotea al 3x4

Carnaval en el colegio público San Felipe, cantando 'Me han dicho que el amarillo'. / Lourdes de Vicente

¿Quién dijo que este año no había Carnaval? Que se lo digan a alumnos y profesores del colegio público San Felipe, en el corazón de Cadi, Cadi, que este viernes rindieron un precioso homenaje a Manolo Santander con Un pasacalles por la historia. Una jornada festiva en la que la comunidad educativa del centro demostró que al gaditano le bastan cuatro detalles para disfrazarse. Bolsas de basura como base y a partir de ahí la imaginación volando. De arte. Tipos de las chirigotas del recordado autor con mucho amarillo, en un guiño al Cádiz de sus amores. Fotos de Santander por todo el patio. Una entrañable mañana que tuvo como invitados a los familiares del chirigotero.

Pasodoble de los alumnos de colegio San Felipe. / Lourdes de Vicente

La directora, Elena Juesas, metida en faena con el tipo de ‘Los de capuchinos’, el original, prestado por Meli Grosso, viuda del gran Manolo, que estaba acompañada por su hija Palmi y su hermana Elena. Faltaba el otro heredero, Manolín, antiguo alumno de este colegio, que aparecía por sorpresa con su disfraz de Gran Momo junto a Carlitos Pérez, Emilio López, Isi Casado y Luciano Fernández. Una chirigota de cinco para recordar algunos de los temas más celebrados de Manolo Santander y ofrecer una actuación didáctica a los alumnos de San Felipe, aunque a muchos, hijos de carnavaleros, poco se les puede explicar a esta alturas de lo que es una chirigota.

Germán García, profesor del centro, reconocido comunicador de radio y televisión, estaba al frente de la organización de este Carnaval escolar. Ideólogo del tributo a su amigo Manolo, vestía, como sus alumnos, disfraz homenaje a ‘Los de Cádiz Norte’. Su clase interpretó un pasodoble con música de ‘Los de Capuchinos’ y letra referente a la epidemia. También salieron a cantar escolares recordando a ‘La familia Peperonni’, indios de ‘Bien nos diste coba, Cristoba’ y árabes de ‘Los morazos de La Viña’. Los más pequeños lucieron también sus disfraces de guerreros, egipcios y cavernícolas.

El colofón, con los alumnos repartidos entre el patio y los pasillos de los pisos superiores, fue la interpretación coral del “Me han dicho que el amarillo”, el pasodoble de Manolo Santander al Cádiz Club de Fútbol. Fue el preámbulo de la entrega a la familia del añorado viñero de un cuadro por parte del colegio. En el mismo lucían dibujos de tipos de chirigotas de Santander realizados por los escolares. Fue una estupenda manera de no perder del todo el Carnaval presente, ansiar el futuro y no olvidar el glorioso pasado brindado por autores como el que estará cantando eternamente en la orillita de La Caleta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios