Carnaval de Cádiz | Los 'Tipos de cuidao' de Rocío Hernández La Falla Fashion Week llega a la Plaza

  • La fotógrafa Rocío Hernández muestra su trabajo con las agrupaciones del Concurso en la exposición ‘Tipos de cuidao’

La Falla Fashion Week llega a la Plaza La Falla Fashion Week llega a la Plaza

La Falla Fashion Week llega a la Plaza / Julio González

Bien saben los carnavaleros asiduos al Concurso que durante la fase preliminar el camerino número 7 del Gran Teatro Falla se convierte en un estudio de fotografía por donde es obligación (y devoción) pasar. Allí, en la habitación donde los coros calientan voces, desde hace cinco años la fotógrafa Rocío Hernández continúa con el reto que su padre, Joaquín Hernández Kiki, se propuso hace ya 25 años, el de documentar los tipos de las agrupaciones que pasaban por las tablas del Falla. Al principio, sólo los que el fotógrafo de Diario de Cádiz podía, con el tiempo, una muestra de absolutamente todos. Es el proyecto Tipos de cuidao que en su edición de este año ha tomado el Mercado Central (vulgo la plaza) en una exposición en los lienzos exteriores del foro.

“Pues finalmente aquí hemos hecho una selección de 26 tipos del trabajo de este año repartidos en 13 lonas”, explica la autora de la muestra que para realizar la criba se ha basado en diferentes criterios. “Además del punto estético, hemos intentado que quedara representado un poco de todo lo que pasa por el Concurso en cuanto a modalidades de agrupaciones, sexo de sus componentes, y procedencia, que hubiera gente de aquí pero también de fuera”, argumenta.

Hernández deja claro que “en nuestro trabajo no pesa para nada lo que es la competición en el Concurso, por ejemplo –aduce– aquí en la exposición he escogido la agrupación ‘Los alfileres’ que no pasaron a cuartos de final pero tienen un tipo que me parecía muy vistoso”.

La exposición consta de una selección de 26 fotografías de tipos repartidas en 13 lonas

Y es que, la impronta estética de las agrupaciones “ha mejorado mucho” con los años, acierta la fotógrafa a la que “al principio” de hacerse cargo del proyecto en solitario le causaba “mucho respeto”. “Cuando las agrupaciones llegan al teatro antes de su estreno pues están muy nerviosos, normal, vamos, y a mí me daba un poco de cosa ir a buscarlos antes de actuar en ese momento tan tenso...”, ríe Hernández que recuerda que a Kiki, su padre, “lo conoce todo el mundo y él dice, vámonos, y la gente encantada, pero a mí no me conocía nadie”. Con todo, la profesional reconoce que “ya poco a poco” los carnavaleros la han ido conociendo y que desde que se hizo cargo de Tipos de cuidao no ha tenido “ningún problema”. “Los miembros de las agrupaciones son muy amables y se prestan a todo, de hecho, me da la impresión de que les hace ilusión que los coja para estas fotos que se salen un poco de lo normal pues tiene su luz de estudio y su fondo neutro”, opina.

Fotografías realizadas de forma que también dista de cuando Kiki arrancó con el proyecto Tipos de cuidao. “Hay que tener en cuenta que cuando mi padre empezó con esto lo hacía en el tiempo que podía sacar de su trabajo en el Diario así que ni le daba tiempo de hacer todos, mientras que yo voy al Falla durante toda la preliminar y con tiempo desde antes de que empieza el primer coro hasta la última agrupación”, recuerda la autora de la exposición que también explica que el fondo neutro que utiliza “es de tela pintada a mano” mientras que Kiki “llevaba un forillo en cartulina súper pequeñito que cubría sólo 1 metro por 1 metro”.

En este 2019 se cumplen 25 años del comienzo del proyecto iniciado por Kiki

Porque mucho ha llovido en 25 años. En las agrupaciones también. “Es muy curioso ver cómo en aquellas primeras fotos de mi padre había muchas agrupaciones que apenas llevaban dos colores y unas pelucas de mala calidad, y ves las fotos de ahora y los tipos son auténticas obras de arte”, reflexiona Hernández que adelanta que con motivo de los 25 años del proyecto Tipos de cuidao que se cumplen en este 2019 “tenemos pensado sacar un libro sobre el trabajo en este cuarto de siglo que, especialmente, a mí me hace mucha ilusión porque sería el primer libro que firmo con mi padre”, se congratula la artista que cree que podría estar libro “quizás de cara al Carnaval que viene”.

“Creo que va a sorprender mucho la evolución estética del Concurso y se diferencia perfectamente las épocas en las que se empiezan a introducir otros materiales, cómo se van dejando atrás los tipos planos y se meten texturas, por ejemplo, cuando el Canijo introduce el foame”, se percata Hernández que también asegura que la lectura de este histórico también se puede hacer “desde los personajes”. “Al Selu, por ejemplo, que tenemos retratos de él desde cuando salía con el Yuyu”.

El libro llegará pero, hasta entonces, se puede disfrutar de la pasarela con más tipo, tipo de este año en la exposición de la Plaza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios