Carnaval de Cádiz 2022

COAC 2022 | Martínez Ares: "Ojalá Kichi y Lola Cazalilla se quedaran solos cantando en el Falla"

  • El autor y comparsista muestra su cabreo por el aplazamiento del Carnaval al mes de junio y duda sobre lo que va a hacer con su comparsa para el próximo Concurso del Falla

Martínez Ares posa en el Gran Teatro Falla.

"Soy partidario de que ojalá hiciésemos todos un frente común y Kichi y Lola Cazalilla se quedaran solos cantando en el Falla". De esta forma tan rotunda y dura ha expresado Antonio Martínez Ares a Diario de Cádiz su sentir por la decisión tomada por el Ayuntamiento de Cádiz de retrasar el Carnaval al mes de junio y el Concurso del Gran Teatro Falla a los meses de abril, mayo y junio. El autor comenzó a agitar el avispero en la tarde de este viernes con un tuit enigmático en el que dejaba caer la posibilidad de cambiar el nombre de su comparsa para llamarla 'Los sumisos'.

Este mensaje ha corrido como la pólvora por los corrillos carnavaleros por lo que dejaba entrever sobre su opinión de la determinación municipal. Con un profundo cabreo con todo el mundo de la fiesta, y dentro de un periodo de reflexión, Martínez Ares ha señalado que en estos momentos "no descarto nada" sobre lo que va a hacer con su comparsa de cara al 2022. "Algo voy a hacer de Carnaval, lo que no sé es cómo ni con qué agrupación, si dejar 'La ciudad invisible' para 2023 y hacer ahora 'Los sumisos', no salir pero hacer algo... pero es que ahora estoy súper cabreado", ha expresado el autor. 

Una parte importante de las ideas que le rondan por la cabeza y que ha querido expresar a este medio tratan sobre el papel que el propio mundo del Carnaval ha jugado en el aplazamiento de la fiesta y la respuesta que ha dado en los últimos días. Y lo hace muy tajante al mezclar el condicionante político al aseverar que "esto lo llega a hacer Teófila y estamos en la calle montando un cirio pascual carnavalesco de envergadura histórica, pero lo hace uno de los nuestros -en referencia al alcalde-. ¿Qué hacemos?". 

Esta sentencia le lleva a hacer una reflexión profunda sobre la actitud del mundo del Carnaval e, incluso, de la propia ciudad a la hora de reaccionar ante determinadas decisiones como la del aplazamiento de la fiesta a junio. "El gaditano, por lo menos el carnavalesco con el que yo me reúno, con el que yo participo, con el que yo me he criado, por no decir la sociedad gaditana en total, pero sí en un elevado porcentaje, es indolente. Parece que la ciudad no respira ni nada, a pesar de que le cambian las cosas", ha asegurado Martínez Ares. 

A partir de esta opinión, se introduce en la situación actual del Carnaval para afirmar que "lo de los foros es una trampa que se inventaron porque ellos -el Ayuntamiento- eran conscientes de la indolencia de la gente del Carnaval y de que no se iba a manifestar. Lo saben ya porque esto viene desde los fenicios. Es otra trampita más, pero hecha por los nuestros o los que se suponen que son nuestros, ya que han echado los dientes en el Falla". 

En cuanto a lo que se debería haber hecho por parte del Ayuntamiento, Martinez Ares ha resaltado que "mi opción era febrero. Si en febrero no se puede hacer por las condiciones que se den, pues no lo hagas, pero no inventes opciones como esta. Si es necesario mover algo en el tema económico, vamos a inventarnos algo, pero esto no". De hecho, uno de los argumentos que le hace optar por la fecha tradicional es que "vamos a tener un desierto durante invierno en la ciudad". 

Aunque Martínez Ares entiende el argumento sanitario para llevar la fiesta al mes de junio, al autor empiezan a salirle de dentro tanto las dudas como las críticas sobre esta decisión. "Han concentrado todas las fiestas y vamos a tener el Carnaval más largo de la historia. ¿Qué hacemos? ¿Vamos todos como esclavos al Concurso porque si no somos malos gaditanos? ¿Hacemos una obra para tres meses y volvemos a ensayar en septiembre para otro concurso en febrero?", se ha preguntado el comparsista. 

El autor, dentro de su reflexión, también es consciente de que la ciudad debe seguir su ritmo normal en cuanto al resto de fiestas al manifestar que "vamos a tener un domingo de Carnaval con nardos, romero y, a lo mejor, alguna botella y alguien vestido de indio -por la coincidencia con el Corpus. No soy sospechoso de ser católico, pero vamos a separar las cosas, ¿no?". Junto a esto también ha añadido que "el padre cuyo hijo haga la comunión y le toque cantar, ¿qué hace?". Incluso, ha tirado de ironía al decir que "puede ser gracioso que el mismo día de semifinales se cante que hoy es el salto de la reja del Rocío".

Dentro de ese mar de dudas en el que está inmerso Antonio Martínez Ares, ha indicado sobre la dinámica actual de su grupo de actuaciones y ensayos que "nosotros tenemos cosas, pero mi opinión personal es cortar ahora mismo". Incógnitas que vuelve a mostrar sobre su futuro más próximo: "Esto me ha cogido con el pie cambiado. ¿Qué hago? ¿Sigo otro año con la antología y 'La chusma selecta'? ¿Hago algo diferente? ¿Salgo en el Concurso con otros compañeros y digo lo que me parece? ¿No salgo en el Concurso y apoyo a los que resistimos?". A estas mismas preguntas se ha respondido diciendo que "haré lo que me dicte el corazón", aunque no tiene duda de que "en febrero cantaré alguna coplilla, pero siempre respetando las medidas sanitarias". 

Volviendo al nombre de 'Los sumisos', ha remarcado que "era otra idea que tenía en la mente. No ha surgido hoy, sino que la tenía guardada como 'La ciudad invisible' y otras tantas que tengo. Pero es que estoy harto de esta gente y de todos. Somos unos sumisos y no nos movemos por nada. Nos dicen vamos a cantar aquí y vamos. Nos dicen vamos a hacer esto y lo hacemos. Somos una panda de sumisos".

Ante una oportunidad como esta para que regrese la unión entre los carnavaleros, Martínez Ares ha sido taxativo al resaltar que "no pensamos en el bien común, pensamos individualmente, ya que cuando a uno le va mal a otro le va bien y que no salga fulano significa que deja un hueco y se puede aprovechar". "Se anuncia que se va a hacer un Concurso infumable y larguísimo, y que la calle será en junio y a algunos les ha faltado tiempo para anunciar su nombre", ha lamentado con claridad. 

Martínez Ares cree que la decisión del Ayuntamiento de Cádiz "no tiene marcha atrás", aunque ha remarcado que "esto es una opción política, por lo que ellos también tienen que entender que luego va a tener una repercusión política y la soberbia también se paga en las urnas".

Por último, respecto a los cambios que ha habido dentro de la organización del Carnaval de Cádiz, Martínez Ares ha lanzado otro duro golpe a la gestión liderada por el alcalde, José María González Kichi: "El Ayuntamiento ha absorbido el Patronato y se ve que va a hacer lo que le dé la gana. Es un Gobierno afín a nosotros y fíjate la soberbia que tiene, imagínate cuando esté la derecha".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios