Fútbol | Primera Andaluza

Bohórquez: "No me iré hasta que el Puerto Real tenga estadio propio"

  • El presidente de la entidad verdiblanca, único candidato, seguirá cuatro años más en el cargo

Antonio Bohórquez seguirá como presidente del Puerto Real. Antonio Bohórquez seguirá como presidente del Puerto Real.

Antonio Bohórquez seguirá como presidente del Puerto Real.

Días atrás se celebró en la sede de la peña Canalejas la asamblea extraordinaria del Puerto Real, donde Antonio Bohórquez Tenorio fue reelegido presidente de la entidad deportiva de la Villa para los próximos cuatro años. La comisión electoral, formada a principios de noviembre y presidida por Pedro Hidalgo, expuso a los socios numerarios que únicamente se había presentado la candidatura del actual mandatario. Una vez verificados los avales, se procedió a la votación, en la que se decidió por unanimidad la continuidad de Bohórquez al frente del Puerto Real. Este será su segundo mandato consecutivo en la tercera etapa del directivo en el club.

En la etapa que se abre ahora en el horizonte del conjunto verdiblanco sigue pendiente el asunto del campo de fútbol, aunque hay novedades. "La Epsuvi ya ha recibido la comunicación por parte del bufete de abogados que lleva la causa, en la que solicitamos una solución después de trece años de mentiras y falsedad documental entre los anteriores gobiernos del Ayuntamiento y la directiva anterior", explica Bohórquez.

En la misiva se solicita la reunión de todas las partes para llegar a un acuerdo que salde la deuda de 31 millones de euros que tiene el consistorio puertorrealeño con la entidad verdiblanca. Ahora, la Epsuvi tiene un plazo de veinte días para dar respuesta a la petición de los abogados, aunque no se espera ningún movimiento en lo que resta de año: "Si todo sigue los tiempos previstos, esperamos que nos convoquen a primeros de 2020".

La colosal cantidad "es la suma del valor del Sancho Dávila, los intereses generados y los daños causados al Puerto Real en todos estos años". El presidente afirma que "no pretendo arruinar a la empresa pública sino alcanzar un trato que beneficie a todos", con la permuta de los terrenos de Entrevías por otros en el centro de la localidad y perdonando el resto del importe de la deuda.

"En 2008 teníamos 1.500 abonados y sin un campo de fútbol propio hemos visto cómo toda esa masa social se ha diluido hasta la casi desaparición del club. Un equipo con la historia y relevancia del Puerto Real en la Bahía no puede consentir que intereses políticos, partidistas y personales lo dinamiten desde dentro, como se ha pretendido durante gran parte de estos trece años. Por eso, aunque me han tachado de loco durante mucho tiempo, no me iré del Puerto Real hasta que esta entidad vuelva a tener un estadio propio", sentencia un Bohórquez cansado pero convencido de su gesta.

Cada día está más cerca lo que tanto tiempo lleva reclamando el Puerto Real, que es, ni más ni menos, que lo que le pertenece.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios