Con la Venia

Duda franciscana

  • Ahora que se van los franciscanos y es el llanto y el crujir de dientes del mundo católico local, me viene a la cabeza el espléndido negocio que hacía la comunidad con el alquiler del claustro para fiestas, bodas, bautizsos y comuniones. A diez euros por comensal. En esto no seguían las enseñanzas del de Asís.