CÁDIZ-MÁLAGA | AMBIENTE

El gran ídolo en mitad de la tensión

  • El derbi no contenta a nadie salvo a Iker Casillas, homenajeado por Cifuentes

Alberto Cifuentes muestra a la grada una camiseta con el nombre de Iker Casillas.

Alberto Cifuentes muestra a la grada una camiseta con el nombre de Iker Casillas. / JESÚS MARÍN

Era un mal día para situar un Cádiz-Málaga, con los dos equipos jugándose el play-off. Era un mal día para que los aficionados radicales dieran la nota por las calles aledañas al Carranza. Y era un mal día para no ganar al adversario con el que hay que jugarse los cuartos. Al menos el día sirvió para homenajear a Iker Casillas, para lo que el portero cadista elevó al cielo una camiseta con el nombre del cancerbero del Oporto, que se recupera favorablemente de un infarto. El que no se pudo recuperar es Antonio Benítez, que fuera directivo del Cádiz en los años 80 e inicio de los 90, y que ha fallecido hoy. Respetuoso minuto de silencio por uno de los hombres de la etapa de Irigoyen.

El que no se reanima es el Cádiz, que sigue dejando en el camino puntos que al final pueden ser dolorosos cuando no salgan las cuentas. Buena entrada a pesar de ser un día laboral y presencia de algo más de 400 hinchas del Málaga, lo que obligó a declarar el choque como 'alto riesgo'; tan alto como el helicóptero del Cuerpo Nacional de Policía que vigilaba la parte de la ciudad en la que se encuentra el campo.

La intensidad se notó en el césped y en la grada en la segunda parte; lluvia de cartulinas, expulsión en el banquillo malaguista, y protestas por cada cuerpo a cuerpo entre amarillos y blanquiazules. Las tablas no pueden contentar a ninguno a pesar del conformismo tapado del Málaga y la incapacidad del Cádiz. Un punto más y una ocasión menos para sumar de tres en tres. "Tanta bronca para tan escaso premio", se lamentaban en ambos bandos desde la grada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios