Fútbol | Segunda División B

La falta de ambición priva al Cádiz B de ganar en La Línea (0-0)

  • Los amarillos no aprovechan la superioridad numérica desde el 34' por la expulsión del balono Carrasco.

Seth Vega protege el esférico ante el acoso de Jordan Sánchez. Seth Vega protege el esférico ante el acoso de Jordan Sánchez.

Seth Vega protege el esférico ante el acoso de Jordan Sánchez. / CÁDIZ CF

Tercer empate consecutivo del Cádiz B (0-0), esta vez frente a la Balona, en un encuentro en el que tuvo fases de buen juego pero pecó de poca ambición porque los blanquinegros estuvieron con un futbolista menos desde el minuto 34’. Los amarillos pudieron ganar y perder, si bien el punto no es malo teniendo en cuenta la entidad del adversario.

Juanma Pavón apostó por sacar de inicio a Momo Mbaye para que José Alonso pasara al doble pivote junto a Duarte, manteniendo en portería a Juan Flere y otorgando la titularidad a Sergio Pérez en uno de los extremos.

El derbi de La Línea se ha caracterizado en el primer periodo por un juego eléctrico y con llegadas a ambas áreas, teniendo opciones los dos equipos para tomar ventaja. Los amarillos han estado cómodos en su habitual juego de presión y balón en largo, que es su carta de presentación.

Alrededor del cuarto de hora inicial fue cuando se empezó a animar el juego ofensivo; primero en un remate de Seth Vega que se escapó por encima del larguero y luego en un córner largo y con rechaces que José Alonso centró de espalda y Momo Mbaye cabeceó al larguero. En el mismo minuto, Seth trató de encarar, sin suerte, a Javi Montoya.

La Balona despertó de su letargo atacante con una acción de Mousa en la que buscó a Tito con la mala suerte de estar éste en fuera de juego. El propio Tito, poco después, buscó a Dopi, que chutó por bajo y Flere respondió con seguridad.

El primer tiempo quedó marcado por la justa expulsión de Carrasco, quien entró con la pierna en alto a Jordi Tur, por lo que en el 34’ se le acabó el encuentro, con el consiguiente daño a su equipo, diezmado por las bajas. A pesar de la inferioridad, Dopi se echó a los suyos a la espalda con dos ataques; el primero buscando a Tito, que no resolvió bien, y el segundo en un tiro propio que se escapó fuera por poco.

Tras el paso por vestuarios, la escuadra linense salió más enchufada y sin dar muestras de estar con un hombre menos. Y eso que Saturday firmó una de sus típicas subidas que finalizó con un lanzamiento raso que detuvo Montoya. Pero los propietarios del campo se entonaban y el ex cadista Tomás cabalgó hasta la línea de fondo y a punto estuvo de sorprender con un centro-chut que mandó a córner el portero ex xerecista del filial amarillo.

Con la segunda mitad ya caliente, los técnicos movieron el banquillo, apostando el Cádiz B por retirar a Momo Mbaye del centro de la zaga para que entrara Javi Pérez. El conileño se colocó en el doble pivote, de donde salió José Alonso para retrasar su puesto.

Se pudieron equilibrar los integrantes de uno y otro equipo en una entrada fea de Seth Vega que debió ser cartulina roja y el árbitro la dejó en amarilla. Pavón se temía lo peor y retiró al atacante canario para dar entrada a Mady, lo que dejaba a Hernán Lino como '9' puro.

Apareció por la banda izquierda Sergio Pérez con un centro que cuando Jordi Tur estaba para remachar a la red, Tomás apareció para estorbar lo justo. Lástima que el extremo se equivocó en la siguiente acción al dejarse caer en una jugada que para nada era penalti, lo que le costó la cartulina amarilla.

La mejor fase del cuadro capitalino se asentaba en el césped del Municipal con una triangulación exquisita que Jordi Tur resuelve con un centro pasado que Iván Robles no transforma en gol porque se llena de balón y lo envía al cielo de La Línea.

Cuando el derbi entró en el cuarto de hora final, las espadas se igualaron en todo lo alto a pesar de la lucha de la Balona de competir en inferioridad. No se arrugaba el equipo de Jordi Roger, que ya era de mérito ante un enemigo temible. Para muestra, una llegada de Dopi al área que José Alonso, genial, aborta a tiempo. Y otra del atacante que, de espuela, casi sorprende a Flere, que reacciona bien.

Con una ambición sujeta a unas férreas correas, el Cádiz B ejecutaba amagos de ataques con un chut inocente de Javi Pérez y otro alto de Saturday. Cargaba el filial por el lado de Cobo, que buscó a Chapela pero el toque de éste no fue suficiente para superar a Montoya. Y susto tremendo para Flere en el 92’, cuando el incansable Dopi casi encuentra la escuadra en un tiro desde el borde del área.

El duelo provincial tocaba a su fin con una Balona feliz por igualar con un buen filial estado con uno menos desde el 34’, mientras que al Cádiz B le quedaba un sabor agridulce por una falta de ambición que en La Línea le pudo dar otro premio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios