Cádiz CF

A escena dos obreros del gol

  • Mario Barco y Eneko Jauregi son presentados como delanteros de perfiles diferentes pero con el trabajo y el sacrificio como el denominador común que requiere el sistema de Álvaro Cervera

Eneko Jauregi y Mario Barco golpean de cabeza un balón tras saltar, ya vestidos con la elástica cadista, al césped del Ramón de Carranza. Eneko Jauregi y Mario Barco golpean de cabeza un balón tras saltar, ya vestidos con la elástica cadista, al césped del Ramón de Carranza.

Eneko Jauregi y Mario Barco golpean de cabeza un balón tras saltar, ya vestidos con la elástica cadista, al césped del Ramón de Carranza. / FITO CARRETO

El Cádiz presentó ayer a mediodía en la sala de prensa del estadio Ramón de Carranza a sus dos primeros fichajes para la próxima campaña, los delanteros Mario Barco y Eneko Jauregi. Acompañados por el director deportivo del club, Juan Carlos Cordero, los futbolistas ofrecieron sus impresiones inmersos ya en los entrenamientos de pretemporada.

Barco (Estella, Navarra, 23-12-1992), atacante de 1,85 de altura que procede del Lugo, explicó que alcanzó un acuerdo rápido, "en tres días", por "la insistencia y la confianza que mostraron en mí", se definió como un nueve puro "sacrificado y trabajador" y consideró que "en base a eso vendrán los goles". Pese a que llega para cubrir la vacante dejada por Barral, y anteriormente por Ortuño, afirmó que "la barrera más difícil de superar es la de uno mismo; lo importante es que quiero seguir creciendo como persona y como jugador".

"Soy delantero centro, vengo con muchas ganas, mucha ilusión, lo más importante es identificarme y tanto ellos como yo tenemos ganas de seguir creciendo y en ese sentido es el sitio ideal". Con estas palabras comenzó su presentación el futbolista navarro, que razonó que para aceptar la propuesta valoró "todas las opiniones y cómo podía integrarme. Desde la primera conversación no hubo ningún problema".

Ahondando en su forma de desenvolverse en el campo, comentó que "la filosofía del club me viene perfecta", refiriéndose al grado de exigencia que impone Álvaro Cervera, lo que sin duda beneficia al colectivo. "La competencia es sana. He visto un ambiente muy bueno en el vestuario, siempre me gusta llevarme bien como mis rivales, entre comillas, y creo que al final eso es bueno para el equipo".

Sobre lo que espera de él la afición, reveló ser "muy autocrítico". Intentaré crecer en base a eso y las críticas me las voy a tomar constructivas, para seguir creciendo. No creo que me afecten los pitos, aunque nada de eso va pasar", zanjó.

Por su parte, Jauregi (Múgica, Vizcaya, 13-7-1992), también delantero de 1,84 de altura que llega del Córdoba, en donde estuvo cedido tras ser fichado en el mercado de enero, agradeció "la confianza que han depositado en mí Juan Carlos y el club" y se mostró "muy ilusionado". "No me considero un nueve puro sino un atacante con más movilidad", precisó, señalando que "puedo aportar mucho trabajo y sacrificio". Preguntado por su etapa en Córdoba, indicó que "viví meses complicados porque era la primera vez fuera de casa y en las últimas jornadas estábamos matándonos por quedarnos en Segunda, pero esa experiencia me ayudará".

Convencido en "hacerlo bien", se refirió a las primeras sensaciones en el amistoso disputado en Barbate. "Es un partido que no vale mucho para valorar porque es la primera semana de trabajo, todos estamos muy cansados y sirve para soltar las piernas. Pero fue bien y pude ver puerta", se congratuló.

Cuestionado por cómo observó desde la distancia el amargo desenlace liguero para el Cádiz, apuntó que "fue una pena porque se quedó fuera del play-off en el último partido. Es normal que te duela porque ya pertenecía al club y me hubiese gustado que luchara por el ascenso a Primera".

Respecto a su demarcación, manifestó que "puedo jugar en punta o de segunda punta, pero donde más cómodo estoy es en punta, aunque me gusta caer a la banda". "No me considero un nueve de área sino con más movilidad", detalló antes de aclarar que para él lo más importante es "demostrarle al entrenador que puedo hacer lo que me pida. En estos momentos está diciéndonos que quiere trabajo, trabajo y sacrificio".

Para acabar, coincidió en la dificultad de la categoría. "La Segunda División es muy complicada y el objetivo será salvarnos cuanto antes para luego aspirar a algo más".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios