Cádiz CF La entidad cadista no recibe tratamiento de empresa

  • El CSD retrasa los tests para los jugadores que sí se hacen a trabajadores de otras sociedades, por lo que Cervera tiene que volver a cambiar sus planes

Irene Lozano toma posesión de su cargo como presidenta del Consejo Superior de Deportes.

Irene Lozano toma posesión de su cargo como presidenta del Consejo Superior de Deportes.

El Cádiz CF, como parte del fútbol, no es considerado una empresa. O bien una empresa, tal y como la entendemos, no tiene nada que ver con el fútbol. La realidad es que el Gobierno, a través del Consejo Superior de Deportes (CSD), ha efectuado su enésima rectificación y ha decidido que se retrasen los tests previsto para el mundo del fútbol. Esto quiere decir que dentro del retraso generalizado se produce otro más.

La situación es un poco rocambolesca porque los tests que pone como requisito indispensable el CSD para que los equipos puedan volver a los entrenamientos estaban anunciados para el próximo martes, tal y como se había pactado entre las partes implicadas. Sin embargo, donde dije digo, digo Diego.

Tendría un análisis más profundo el caso que afecta al balompié por aquello de que haya vencido este asalto la enorme presión social que se ha ido despertando tras 40 días de confinamiento. Una presión social que apuntaba al fútbol y a sus protagonistas como una parte privilegiada en un escenario en el que casi todos están perdiendo. Lo curioso es que se ha crucificado al fútbol cuando otras empresas como la que representan los equipos del deporte del balón sí están teniendo opción a esas pruebas como requisito a la vuelta a la normalidad. Por poner algunos ejemplos SEAT, Mercadona y algunas entidades bancarias como Santander, Bilbao Vizcaya y Bankia han llevado a cabo esos tests o lo harán en breve a sus trabajadores.

En este contexto parece la que la nueva hoja de ruta para el Cádiz se ubica en el lunes 11 de mayo, que es la fecha en la que los jugadores de Cervera podrían empezar a dejarse ver por las instalaciones de El Rosal. Esto quiere decir que dos o tres días antes tendrían que efectuarse esos tests a los profesionales del balompié y que al técnico cadista le trastocan sus planes.

Al problema en el que se ve inmerso el deporte rey tampoco ha ayudado la postura del Racing de Santander, cuyos jugadores expresaron en un comunicado que eran contrarios a someterse el próximo martes a esas pruebas médicas entendiendo que los sectores sanitarios tienen prioridad. Otra voz que se ha manifestado en un tono similar ha sido Paco Jémez, entrenador del Rayo Vallecano, que tampoco, según dijo, entendía la anunciada lluvia de tests para el fútbol cuando faltan entre el personal sanitario y de seguridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios