Cádiz CF

Mere, alma en el cielo y pies en el suelo

  • El técnico portuense vive con felicidad contenida el inicio brillante del Fuenlabrada en Segunda A.

  • El ex cadista ha firmado el mejor arranque de un debutante en la categoría en el siglo XXI.

Mere apunta alto como responsable de la plantilla del Fuenlabrada.

Mere apunta alto como responsable de la plantilla del Fuenlabrada.

Mere sigue en una nube de la que parece que él, sus ayudantes y los jugadores no quieren bajar. El entrenador del Fuenlabrada disfruta de la marcha de su equipo, encaramado a la zona alta justo detrás del Cádiz de sus amores. Seguro que este portuense bendito daría todo y más para que hoy mismo acabara la Liga. Como habitualmente dice el flamante técnico, "los pies en el suelo", si bien se le puede añadir aquello de "el alma en el cielo".

Fuenlabrada vive un sueño del que no quiere despertar. Una temporada pasada de cuento de hadas, con un ascenso tan grande como sorprendente por lo autoritario. El campeón entre los campeones de Segunda B no parece asustarse por el salto de categoría. No esconde su ilusión y el flamante trabajo de Mere, Chamorro y compañía sigue dando resultado y una esperanza imparable de una afición modesta que siente el aire fresco en altura.

El Cádiz tuvo una vez a un defensa de El Puerto que dejó huella en el club por sus condiciones -frenadas por las malditas lesiones- y su comportamiento. Mere consiguió lo que pocos, salir del Cádiz como jugador dejando un reguero de amigos a todos los niveles. Pero es que años después regresó como entrenador y se repitió la historia. Éxitos deportivos y personales en el Cádiz B que, posiblemente, desde la entidad y el primer equipo no fueron correspondidos en la misma medida.

Mere dejó atrás El Rosal sin hacer ruido, con respeto y la cabeza alta aunque su mirada nunca fuera sinónimo de reto. Se fue un entrenador que sigue dando que hablar y una persona de los pies a la cabeza.Fuenlabrada recibió a un desconocido, con las dudas que ello despierta, pero pronto quedó grabado a fuego en el corazón de la afición que la elección había sido un acierto por lo que siempre acompaña a Mere: trabajo, resultado y comportamiento. No es fruto de la casualidad que en un rincón de Madrid la fiesta sea perpetua después de dos victorias en las dos primeras jornadas; ambas lejos de casa. El sábado toca, por fin, estrenarse como local, y que Mere y su equipo sientan a los suyos en un momento histórico, un año único.

Queda un mundo, sobre todo en una Segunda A que puede ser la competición profesional más larga del planeta fútbol. Pero los números están ahí y Elche y Almendralejo han sentido en sus carnes cómo se las gasta este Fuenlabrada de 'un tal Mere', que dirán muchos desde el desconocimiento hacia un entrenador que vio la luz en El Puerto y que se hizo futbolista en Cádiz.

La dupla compuesta por Mere y Chamorro (preparador físico) es un descubrimiento para el fútbol modesto que camina sobre las estrellas. Así es el conjunto madrileño, el hermano pobre del Rayo Vallecano o el Alcorcón que saca de su sencilla chistera la magia que la ilusión aporta en dosis suficientes para soñar.

Pasen, vean y crean. Sirva como dato que el equipo de Mere ha sido capaz de firmar el mejor arranque de un debutante en Segunda A en el siglo XXI. Echar la mirada atrás, al siglo pasado, lleva a un logro similar del Mallorca B -de la mano del gaditano y ex cadista Chico Linares- (1998-99) y, más atrás en el tiempo, el Europa (1963-64).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios