Álvaro Cervera | Entrenador del Cádiz CF "Cervera futbolista tendría problemas para ser titular con Cervera entrenador"

  • "Los 50 puntos es un mensaje de calma, hay ambición pero no hay que tener prisa"

  • "Si somos capaces de mantener la regularidad en la segunda vuelta podremos estar arriba"

"Cervera futbolista tendría problemas para ser titular con Cervera entrenador" / JESÚS MARÍN

Álvaro Cervera alcanza los 1.000 días al frente del banquillo del Cádiz CF justo cuando el conjunto amarillo llega al ecuador de la temporada. El entrenador se siente feliz en el equipo y en territorio gaditano, con ganas de continuar mucho tiempo formando parte del crecimiento del club. Se muestra prudente y ambicioso, sin olvidar el objetivo prioritario aunque sin renunciar a lo máximo si se dan las circunstancias necesarias.

—¿Qué nota le pone a su equipo en la primera vuelta de la Liga?

—Por los puntos conseguidos la calificación es un notable. La trayectoria ha sido la de un equipo que estudió poco al principio y lo dejó todo para el final. Pero el equipo siempre ha dado la cara en el día a día. Empezamos más lentos de lo que iba la Liga hasta que la cosa cambió. Hay dos partes bien diferenciadas. Una, al principio, en la que el equipo iba lento y otra en la que fue más rápido. Lento no significa que fuese malo, sino que quiso hacer las cosas con cierta pausa y nos dimos cuenta de que debíamos ir por otro lado.

—¿Cuál fue el mejor partido del Cádiz en la primera vuelta?

—El partido que nos liberó fue contra el Elche en casa, con nuestra gente en la grada y aquella remontada. Se hicieron dos cambios en el descanso pero eso no significa que los sustituidos fuesen los culpables. Si ese partido nos liberó, el que mejor jugamos fue ante el Albacete.

—¿Y el peor?

—Hubo algunos. Contra el Mallorca, el Alcorcón, el Osasuna.

—Cuando el equipo cogió carrerilla se volvió casi imparable.

—Trabajamos con baremos. Cuando el equipo está bien corre más que el rival, roba más balones, tiene menos posesión de balón que el contrario... Cuando esos datos los tenemos a favor es cuando vemos que ganamos. Al principio no salían las cosas pero estábamos tranquilos porque sabíamos que íbamos a competir. Ahora está la incertidumbre de ver cómo estaremos.

—Contra el Granada el Cádiz sí se mostró sólido, al contrario que en El Sadar...

—Hicimos un buen partido contra el líder, que además llegaba como el mejor visitante. No fue un partido brillante pero se hicieron bien las cosas. Ellos no salieron de su campo en la segunda parte.

Álvaro Cervera, en la Ciudad Deportiva de El Rosal. Álvaro Cervera, en la Ciudad Deportiva de El Rosal.

Álvaro Cervera, en la Ciudad Deportiva de El Rosal. / Jesús Marín

—¿Qué le dice el hecho de que el Cádiz sea el conjunto que menos remates ha recibido en la primera vuelta?

—En el cuerpo técnico tenemos claro cómo queremos que juegue y entrene el equipo, hacemos hincapié en tratar de no conceder ocasiones. Eso nos va a venir bien.

—Y además el Cádiz es el tercer equipo más goleador y cuarto menos goleado.

—Si conseguimos mantenernos en esa situación hasta el final podremos estar arriba. Pero hay momentos en que eso se puede romper porque no es nada fácil. Queda mucha tela por cortar.

—¿Le ha sorprendido cómo ha respondido Manu Vallejo?

—Sí que ha sido una sorpresa. En verano había llamadas todos los días de equipos de Segunda B que querían llevarse cedido al jugador. La pretemporada fue avanzando y vimos que marcaba goles, que tenía algo. Cuando empezó la temporada oficial y vimos su rendimiento sí que nos sorprendió a todos. En banda le cuesta hacer lo que se necesita ahí. Por dentro hace un trabajo excepcional y sorprende a todos su tranquilidad delante de la portería a la hora del remate.

—¿Cuál es el equipo que más le ha gustado hasta la fecha?

—El Alcorcón me gustó mucho cuando jugó en el Carranza, sobre todo en la primera parte. En las últimas fechas ha bajado un poco. El Mallorca también me gustó cuando jugamos allí. Después habrá equipos que estarán arriba, como el Granada y el Málaga, no porque me encanten sino porque tienen buenos jugadores y están bien organizados.

—Los demás rivales ven al Cádiz como candidato a pelear por los puestos altos. ¿Opina usted lo mismo?

—Los rivales nos ven como un equipo incómodo. Venir aquí, como es el Carranza, y encontrarse con un equipo que corre y lo pone difícil. No sé si nos ven para estar arriba o no, pero somos un equipo que da guerra. Si somos capaces de tener regularidad podremos estar en la pelea arriba, si no lo logramos será muy difícil. Estamos ante la Liga más complicada de los últimos años.

—El mercado de invierno llega como una oportunidad para reforzar el plantel. ¿Qué posiciones se buscan?

—Buscamos bandas que se ajusten a las características de nuestro juego. El club busca un cuarto central para tener protegida esa posición. Si sale alguien que busque equipo habría que cubrir esa posición. En la delantera habría dos o tres que podrían salir y hay que mirar para ver posibilidades.

—Reforzar las bandas es uno de los objetivos claros. Los que vengan tendrán que ajustarse a la exigencia del juego.

—La forma de atacar determina la forma de defender. Si se ataca dando muchos toques de balón, te lo pueden robar y te pueden llegar. Si se juega largo y profundo eso te permite más tranquilidad para defender. Buscamos que haya más competencia en algunos puestos y también para algunos jugadores que juegan demasiados minutos.

—El final de la primera vuelta fue de aúpa contra rivales poderosos (Málaga, Dépor, Osasuna y Granada) y el comienzo de la segunda también es de traca ante adversarios (Almería, Mallorca, Oviedo y Alcorcón) que también quieren estar arriba. ¿Empezar bien la segunda vuelta será determinante para meterse en la parte alta?

—Son partidos importantes, como todos, y rivales difíciles como todos. Pero no serán definitivos. Si estás ahí en la pelea hasta el final de Liga tienes opciones de meterte.

—¿No es demasiado prudente el mensaje de los 50 puntos? Habrá también ambición de algo más, ¿no?

—El tema de los 50 puntos es una cuestión de seriedad, un mensaje de calma, de saber dónde estamos y de dónde venimos; luego, según como se dé la Liga, llegará lo que tenga que llegar. Claro que hay ambición, pero hay que ser serios en la categoría, saber que hay muchos rivales. No hay que tener prisa porque si la hay al final eso conlleva retrasos.

—El club tiene un discurso claro. ¿Hay presión externa que reclama algo más?

—La hay como en todas partes. Hay gente que cree que se puede ganar y ascender y hay gente que no olvida que en los últimos tiempos el club ha estado más tiempo en Segunda B que en Segunda A. Hay que apoyar a las dos partes. Algún año saldrá bien -la opción del ascenso- pero son cosas que no se pueden forzar.

—¿La caída que sufrió el equipo en la segunda vuelta de la pasada temporada es una referencia para intentar que no vuelva a suceder esta campaña?

—Los equipos se pueden caer por causas deportivas y extradeportivas. Por un lado, quizás hubo cansancio. Por otro, jugadores que no habían estado mucho tiempo jugando y tienes que tirar de ellos, aunque eso también es un tema deportivo. De todos modos, lo tuvimos en aquel partido contra el Tenerife.

—Ha cumplido 1.000 días como entrenador del Cádiz. ¿Imaginaba el día que firmó por el club que iba a estar tanto tiempo?

—La verdad es que no lo imaginaba ni yo ni nadie sabiendo cómo es el fútbol español, con la rapidez que se buscan culpables. Pero aquí estoy. En otros sitios no es así, pero en el fútbol español no se respeta al entrenador. En cuanto hay malos resultados ahí está el entrenador en la picota. Aquí me siento muy querido y con la prensa, como en todos sitios. Pero no tengo problemas con eso.

—¿Es en el Cádiz donde se ha sentido más realizado como entrenador?

—En el Cádiz es donde he podido hacer lo que uno quiere como entrenador. Aquí he tenido tiempo, jugadores, el respaldo del club.

—De esos 1.000 días, ¿con cuál se queda?

—El día del ascenso es algo inolvidable. El Cádiz salió por fin de Segunda B y a mí y a mi familia nos cambió la vida. Desde ese día he asistido, he vivido el cambio que se produce en el club, he visto crecer las cosas.

—¿Qué día borraría de ese millar?

—Cuando perdimos en Granada en la última jornada de Liga y nos caímos del play-off fue un día muy triste.

—¿Sabe que si cumple su contrato íntegro -expira en 2020- será el entrenador que ha dirigido más partidos al Cádiz en su historia?

—No lo sabía, pero una temporada y media es algo que queda muy lejos. En el fútbol español no está de moda tener al mismo entrenador. No es el caso del Cádiz. Aquí demuestran que confían en mí. En el caso de llegar hasta el final de la próxima temporada sería un orgullo ser el técnico con más partidos en el Cádiz. Si pasa será algo que lo guardaré para siempre.

"Soy feliz, no pienso en mi vida fuera del Cádiz; me gustaría que se dieran pasos adelante, yo el primero"

—Sea sincero, ¿ha visto peligrar alguna vez su puesto como entrenador del Cádiz?

—La verdad es que después de la derrota en el campo del Extremadura pensé, y se lo dije a mi familia, que no se ganaba y que por la falta de resultados podía ser el final. Pero el club aguantó, creyó en el trabajo que se estaba haciendo y salimos adelante.

—Después del ascenso y de meter al equipo en la pelea por subir a Primera, ¿en algún momento ha recibido ofertas de otros clubes?

—No he tenido ninguna. Saben que aquí estoy bien. Soy fiel al Cádiz.

—¿Le gustaría continuar más allá de 2020? ¿Han hablado de renovación?

—Estoy muy a gusto en el Cádiz y en Cádiz. Me gustaría que se dieran pasos adelante, yo el primero. No pienso en mi vida fuera del Cádiz. No se ha hablado.

—¿En qué piensa que ha mejorado como entrenador durante estos casi tres años en el Cádiz?

—Ahora tengo más calma a la hora de analizar los partidos. Saber además que pase lo que pase tengo una tranquilidad que me da el club.

—¿Qué es lo más difícil para un entrenador?

—La clave es ser creíble para los jugadores. Si vendes algo que después no lo defiendes, malo. Nosotros, el cuerpo técnico, creemos en lo que hacemos. Si eres creíble, cualquier sistema de juego te va a ir bien.

—¿Duerme mejor el día antes de un partido o la noche después?

—El día antes duermo bien porque me acuesto tarde. Cuando duermo peor es después del partido. Cuando la cosa no ha ido bien me cuesta dormir, le das vueltas y a veces en ese momento te crees que no vales para nada.

—¿Le da muchas vueltas a posteriori, si debería haber hecho una cosa en lugar de otra?

—Tenemos un método de trabajo en el que hay gente que analiza paso a paso cada partido. A veces te metes en la cama mal pensando que no se ha hecho bien un partido y después al día siguiente, cuando ves el análisis, ves que no es tan malo o al revés. Hay que tomarlo con cierta calma. El resultado lo es todo pero también cuentan otras cosas.

—¿En su día libre desconecta del todo o es usted un fiebre?

—Me gusta mucho el fútbol. Estoy al día de todo, pero no soy un fanático de ver un partido tras otro.

—Después de casi tres años viviendo aquí, ¿le ha cogido cariño a la tierra?

—Estoy muy contento y mi familia también. El que me conoce sabe que soy muy feliz aquí.

— Una curiosidad. ¿Marcelo, lateral del Real Madrid, sería titular en el equipo de Cervera?

—Quizás sea el mejor lateral izquierdo del mundo, que juega en un equipo atacante. Este año tiene el problema de que a su equipo le cuesta atacar. Nosotros en el Cádiz necesitamos que los jugadores estén en su posición. Si él estuviese aquí tendría la obligación de estar en su posición.

—¿Y Álvaro Cervera futbolista sería titular con Álvaro Cervera entrenador?

—Tendría problemas para ser titular y también problemas en el día a día. Cuando era futbolista me rebelaba contra todo, pensaba que todo era injusto. La edad me ha hecho ver que no es así.

—¿Ha mejorado con el golf en estos tres años?

—El golf es la mejor terapia que he encontrado para ser entrenador. Juego muy mal pero lo paso muy bien.

—¿Con qué palabra le gustaría ser recordado por la gente?

—Como el Gafas (jajaja). No, ahora en serio, aunque no me molesta que me llamen así, leal es la palabra que más se ajusta a lo que me gustaría.

—Por último, ¿cómo ve la hornada que se cocina en el Cádiz B?

—En el Cádiz B hay buenos jugadores, pero está el tema de la exigencia que hay con el primer equipo. Los seguimos, los hay que entrenan con nosotros, pero es cierto que nos cuesta dar el paso de subir al primer equipo. Es complicado tener un futbolista con nosotros para que juegue diez minutos. En cualquier caso, si alguien destaca, se le da cancha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios