Cádiz CF

Cádiz CF: La obligación de renacer a pesar de las bajas

  • La semana de trabajo está en marcha con la sensación de que no se espera la vuelta de los ausentes

Juan Cala (i) y José Mari se quedan fuera por ahora. Juan Cala (i) y José Mari se quedan fuera por ahora.

Juan Cala (i) y José Mari se quedan fuera por ahora. / JULIO GONZÁLEZ

El Elche entre ojos a pesar de las ausencias seguras para el duelo del Martínez Valero. El equipo ilicitano, el próximo rival, es la obsesión de un Cádiz CF que sabe que no puede perder el tiempo en curar sus heridas ni llorar la baja de gente de mucho peso en la plantilla. Están los que son y con esos futbolistas hay que recuperar la senda perdida.

Como una cascada de malas noticias, el Cádiz CF ha ido perdiendo efectivos de enorme importancia en las últimas semanas. A la grave lesión de José Mari le siguieron las lesiones de Juan Cala, Augusto Fernández y Álvaro Negredo, así como el positivo por coronavirus de Choco Lozano. Titulares por doquier que se han ido cayendo por el momento de un proyecto que ha sido sólido con ellos.

No obstante, la duda es clara porque han sido dos jornadas muy duras contra plantillas del nivel de la del Atlético de Madrid y la Real Sociedad. Ahora contra el Elche debe ser el momento de poder mirar a los ojos a un enemigo de la misma Liga, de esos que posiblemente van a estar con 'respiración asistida' hasta el último momento. Si caer en el Wanda Metropolitano y ante el conjunto donostiarra entraba dentro de lo esperado, ahora no se hace la misma lectura de lo que debe suceder en tierras ilicitanas.

Dos 'pobres muy pobres' que saben que si uno de los dos es capaz de obtener el premio completo, su valor será doble por conseguirlo y arrebatárselo a un rival que tiene billete en el mismo 'vagón'.

Álvaro Cervera sabe que no tiene a muchos de sus elegidos, sus preferidos para fotografiar al Cádiz CF que más le gusta. Pero el entrenador, experto en navegar en peores aguas, tiene que buscar soluciones para que los amarillos sean reconocibles. Sólo así el equipo empezará a estar más cerca de lo que conduce al éxito, su éxito, el de soñar con ser dentro de un año equipo de Primera.

A Cervera se le han clavado las últimas cuatro bajas -las posteriores a José Mari- como el 'cuchillo' de la venganza en frío del Comité de Competición, con su sanción de cuatro partidos. Pero el entrenador se levanta como tiene que hacer su equipo con otros nombres en plazas sagradas para jugar a partir de la lucha, esa que no se negocia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios